SAO PAULO (AP) — El ministerio de Salud brasileño ha confirmado más de 350 casos de fiebre amarilla a medida que se acelera la transmisión en el estado que ocupa el centro del brote actual.

El brote se desarrolla con mayor lentitud que el anterior. El ministerio dijo el miércoles que 353 personas han sido infectadas al momento, 98 de las cuales han muerto. Durante el mismo período del brote 2016-20117, se registraron 509 casos con 159 muertos.

El número de casos confirmados en el estado de Minas Gerais aumentó de 77 a 157. El estado de Sao Paulo tiene 161 casos registrados.

Grandes territorios de Brasil son zonas de riesgo para el paludismo, pero el brote del año pasado fue inusualmente grande y llegó a zonas no consideradas de riesgo.