MANAGUA, Nicaragua (AP) — La Policía de Nicaragua decomisó más de media tonelada de cocaína de un camión que carga cuyo interior había sido trabajado con compartimentos especiales para esconder la droga de la que se desconocen origen y destino, informaron fuentes oficiales.

El jefe de la Dirección de Antinarcóticos, comisionado mayor Edgar Sánchez Aguilar, indicó a los medios locales que el decomiso se dio el viernes por la noche en el sector del empalme de San Isidro, de la norteña provincia de Matagalpa, cuando miembros de la Policía detuvieron el camión en una inspección de rutina.

Añadió que el vehículo era conducido por Julio César Peña e iba custodiado por un auto, conducido por Miguel Ángel García, acompañado de Pablo Ramón Torres, los tres de origen nicaragüense.

Sánchez explicó que la actitud de los que manejaban el vehículo fue lo que despertó las sospechas de que ocurría algo anormal, pues al detener al camión y empezar la requisa, se aparcaron y ofrecieron dinero a los oficiales a cambio de que no hicieran la revisión.

"Inmediatamente se llamaron a peritos especialistas y como resultado de eso, en la parte interna del camión, donde está el camarote (área de dormir), se detectaron unas caletas (compartimentos) y al ser abiertas se observaron dos tacos rectangulares, se sustrajeron todos y dio una cantidad de 552 tacos", dijo Sánchez. "Al hacerse la prueba de campo resultó positivo para cocaína, con un peso de 630 kilos con 46 gramos".

Sánchez reveló que los tres detenidos no han brindado detalle del origen de la droga ni el destino de la misma.

El jefe de la Dirección Antinarcóticos informó que los involucrados fueron trasladados a las celdas de la Dirección de Auxilio Judicial en Managua y que en las próximas horas serán acusados por la Fiscalía General de la República por el delito de tráfico de estupefacientes y crimen organizado.