CARACAS, Venezuela (AP) — Los venezolanos conmemoraron el domingo un aniversario más de la independencia de un país sumido en una severa crisis económica, enormes tensiones políticas y variopintos líos de seguridad.

El presidente Nicolás Maduro encabezó los actos protocolarios con los cuales se festejaron 204 años de que Venezuela se declarara libre de la corona española.

El mandatario aprovechó a lanzar una incendiaria declaración contra la oposición al asegurar que el principal reto el gobierno en esta fecha es conseguir "la independencia económica y tecnológica" y liberar a Venezuela de "las mafias de bachaqueros (o contrabandistas), de parásitos y de burgueses que han secuestrado la economía del país para hacer sufrir al pueblo".

En tanto, líderes opositores publicaron en sus redes sociales mensajes en los que confían que pronto se terminen los días de gobierno de las fuerzas chavistas a la vez que convocaron a la opinión pública a participar el 6 de diciembre en las elecciones parlamentarias para darle vuelta al actual dominio oficialista en el órgano legislativo.

Las relaciones políticas están muy caldeadas a causa de la detención de varios opositores por parte del gobierno, entre ellos el exalcalde Leopoldo López, quien recién abandonó una larga huelga de hambre mediante la cual exigía que se fijara la fecha de los comicios parlamentarios.

Venezuela ha caído también en un profundo abismo económico que se refleja en una inflación superior al 68%, la escasez de productos básicos y la recesión del aparato productivo, jalonado por la caída en los precios petroleros, la principal fuente de recursos del país.

Como si fuera poco, la inseguridad es rampante. La tasa de homicidios llegó a 62 por cada 100 mil habitantes, según cifras de la Fiscalía General. Datos no oficiales fijan en 82 la tasa de muertes violentas.