ROMA (AP) — Policías jubilados están patrullando la Fuente de Trevi en Roma para asegurar que los turistas respeten las normas.

El alcalde de la capital italiana sancionó una ordenanza el mes pasado para la protección de Trevi y otras 40 fuentes históricas. La ordenanza fija fuertes multas por treparse a un monumento, sentarse o comer sobre él.

Varios ex agentes de policía empezaron a alejar a los turistas del borde de piedra de la Fuente de Trevi el martes. Les avisaron que no debían comer ahí y dejar abierto un camino para la circulación de la gente.

Meses atrás, un hombre se arrojó desnudo a la Fuente de Trevi y fanáticos del fútbol dañaron una fuente barroca en la Plaza de España cerca de la célebre escalinata.

La municipalidad dijo que los agentes voluntarios montarán guardia de 9 de la mañana a medianoche hasta mediados de octubre. Una vez finalizada la temporada alta del turismo, las autoridades decidirán si las patrullas serán permanentes.