BEIJING (AP) — China está estrechando su control sobre el uso de internet de empresas extranjeras en su territorio, en una maniobra que algunos temen pueda afectar a sus operaciones o poner en peligro sus secretos comerciales. La medida forma parte de una campaña contra una tecnología que permite a los internautas eludir la censura de Beijing en internet.

En una misiva a clientes corporativos a la que tuvo acceso The Associated Press, el mayor proveedor chino de conexión a internet señaló que sólo se permitirían las VPN para conectarse a la sede de una compañía en el extranjero. Estos sistemas crean conexiones cifradas entre computadoras y pueden utilizarse para ver sitios web bloqueados por los filtros de internet introducidos por Beijing.

Los usuarios de VPN no podrían conectar con otros sitios fuera de China, indicó la carta de la estatal China Telecom Ltd. Eso podría limitar el acceso a noticias, medios sociales o servicios de negocios vetados por el llamado “Gran Cortafuegos” chino.

El regulador anunció en enero una operación contra el empleo de sistemas VPN para rodear la censura en internet.

Las autoridades han intentado asegurar a las empresas que no se verán afectadas, pero si se aplican las normas descritas en la carta de China Telecom, podrían complicar actividades como reunir información para acuerdos comerciales o que los empleados trabajen durante viajes de negocios.

La medida encaja con la visión de “soberanía de internet” del presidente, Xi Jinping, sobre el derecho de Beijing a controlar lo que hacen sus ciudadanos en internet.

El control de información resulta especialmente sensible antes de un congreso del partido este año en el que se espera que se designe a Xi para un segundo mandato de cinco años.

El gobernante Partido Comunista fomenta el empleo de internet para negocios y educación, pero rechaza la idea de una red sin fronteras y del libre flujo de información. El gobierno controla el tráfico de internet dentro de su territorio e intenta impedir que el público vea miles de sitios web como Google o medios sociales como Facebook, Twitter y YouTube, así como medios noticiosos y sitios de grupos de derechos humanos.

El regulador municipal de internet en Beijing anunció esta semana que había ordenado a operadores de sitios como Baidu Inc. y Tencent Holdings Ltd. que eliminaran material que “distorsione la historia de China y el Partido” y “fomente valores anómalos”, entre otras objeciones.

También esta semana, el hotel Waldorf Astoria en Beijing escribió una carta a sus huéspedes que circuló por medios sociales indicando que el hotel ya no podía proporcionar un servicio VPN a partir del viernes “debido a cuestiones legales”.

Lester Ross, abogado en Biejing para la firma WilmerHale, dijo no haber oído hablar de la carta de China Telecom, pero que las condiciones descritas por un periodista interferirían con la actividad empresarial si se aplican.

Sin una VPN para eludir los filtros, señaló, “es imposible hacer negocios bajo las restricciones aplicadas de forma oficial”.

“O bien lo haces inaplicable o están dañando los negocios hasta un punto extraordinario”, añadió.

Un diplomático occidental que pidió no ser identificado debido a lo sensible del asunto dijo que las empresas han dicho a su gobierno que les preocupa que los controles puedan erosionar la seguridad de los datos y que se filtren secretos comerciales a competidores chinos. Algunos son reacios a invertir más en China por este motivo, añadió el diplomático.