HOUSTON (AP) — La compañía que fabrica el juego de fiestas Cards Against Humanity compró un terreno en la frontera de Estados Unidos con México y contrató a un abogado para intentar detener el muro fronterizo propuesto por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

Una promoción llamada “Cards Against Humanity Saves America” ofreció a 150.000 clientes de su juego un mapa del terreno y un “certificado de nuestra promesa de combatir el muro”.

Para construir tramos de la cerca fronteriza ya existente, el gobierno de Estados Unidos llevó a los tribunales a cientos de terratenientes privados de Texas. Es probable que levantar un muro requiera nuevas demandas.

Sin embargo, impedir la nueva obra en los tribunales sería difícil. En muchos casos, con la cerca, el gobierno estadounidense empezó la construcción mientras proseguía la batalla legal sobre con cuánto dinero debía indemnizar a los propietarios.

La compañía no respondió el miércoles a un mensaje para pedir más detalles.