NACIONES UNIDAS (AP) — El número de casos de ébola posiblemente se está duplicando cada tres o cuatro semanas, por lo que la respuesta mundial a la crisis necesita ser 20 veces mayor de lo que fue a comienzos de octubre para controlar el avance de la mortífera enfermedad, dijo el viernes el enviado especial de Nacionales Unidas para tratar el brote.

David Nabarro le advirtió a la Asamblea General de la ONU que sin la movilización masiva del mundo para apoyar a los países infectados en África occidental, "será imposible poner bajo control rápidamente esta enfermedad y el mundo tendrá que vivir con el virus del ébola para siempre".

Nabarro dijo que en sus 35 años como médico de salud pública lidiando con muchos brotes de enfermedades y algunas pandemias nunca se ha encontrado un reto como el ébola porque el brote ha pasado de áreas rurales a ciudades y ahora "afecta a toda una región e... impacta a todo el mundo".

El funcionario agregó que la ONU, que coordina la respuesta global, sabe lo que necesita hacerse para frenar el rápido avance del virus y "juntos vamos a hacerlo".

"Y nuestro compromiso con todos ustedes es alcanzarlo en meses, poco meses", dijo a funcionarios de la mayoría de los 193 estados miembros de la ONU.

El subsecretario general de la ONU Jan Eliasson subrayó que alcanzar "la curva exponencial amenazadora del virus" demanda no solamente una movilización dentro y fuera de los países afectados y "una respuesta global de compasión y solidaridad", sino también un incremento masivo de los recursos financieros, el personal médico y el equipo.

Lamentó que solamente una cuarta parte de los 1.000 millones de dólares que han pedido las agencias de la ONU para combatir el ébola han sido entregados.

"Pido ahora a todos los estados miembros que actúen pronta y generosamente", dijo Eliasson. "La presteza es esencial. Una contribución en unos pocos días es más importante que una contribución mayor en unas semanas".