WASHINGTON (AP) — La Reserva Federal comenzará a reducir el enorme portafolio de bonos que amasó tras la crisis financiera de 2008 para tratar de sostener la frágil economía. La decisión refleja una economía fortalecida y podría significar que se encarecerán los créditos hipotecarios y de otro tipo.

La Fed anunció el miércoles que a partir de octubre comenzará a permitir que una mínima parte de su hoja de balance _actualmente de 4,5 billones de dólares_ se venza sin remplazarla. Comenzará con ajustes mensuales de 10.000 millones, que gradualmente aumentará en el siguiente año a 50.000 millones mensuales.

El banco central estadounidense dejó su tasa clave sin cambios, pero dejó entrever que habrá otro incremento a finales del año _muy probablemente en diciembre_ si se recupera la inflación, la cual ha sido persistentemente baja. Las nuevas previsiones económicas de los responsables de la política de la Fed contemplan tres incrementos más en 2018.

El comité de políticas de la Reserva Federal aprobó esta acción con una votación de 9-0 al final de su última reunión.

Las acciones bajaron tras el anuncio de la Fed. El rendimiento de los bonos subió, lo que generó ganancias a los bancos pero causó pérdidas para las acciones con altos dividendos, como los fabricantes de bienes del hogar y empresas de servicios públicos. Los inversionistas, interesados en obtener ganancias, encuentran estas acciones menos atractivas cuando el rendimiento de los bonos sube.

En un comunicado, la Fed tomó nota de los huracanes Harvey, Irma y María que han devastado muchas comunidades. Pero señaló que la historia indica que es improbable que las tormentas afecten la economía nacional en el largo plazo.

Con el plan que anunció, la Fed comenzará a permitir que escasos 10.000 millones de dólares en bonos salgan de su hoja de balance cada mes (6.000 millones en bonos del Tesoro y 4.000 en bonos hipotecarios). Dicha cifra se incrementaría en 10.000 millones de dólares cada trimestre hasta llegar a los 50.000 millones en reducciones mensuales para octubre de 2018. Después de eso, las reducciones mensuales permanecerían constantes.