WASHINGTON (AP) — El presidente Donald Trump aprobó el lunes aranceles a la importación de lavadoras de gran tamaño y componentes de sistemas energía fotovoltaica en un intento de impulsar la manufactura estadounidense.

La decisión del mandatario republicano se presentó después de la recomendación por parte de la Comisión Federal de Comercio Internacional.

“Las acciones del presidente dejan en claro nuevamente que el gobierno de Trump siempre defenderá a los trabajadores, granjeros, rancheros y empresarios estadounidenses en este sentido”, dijo el representante comercial de Estados Unidos, Robert Lighthizer, en un comunicado en el que se da a conocer la decisión.

El gobierno impondrá de inmediato un arancel del 50% en las lavadoras residenciales de mayor tamaño, aunque la tasa se reducirá gradualmente hasta su desaparición después de tres años.

En lo referente a los módulos solares, el arancel será del 30% en su mayoría y también desaparecerá gradualmente en un transcurso de cuatro años.

México dijo que era “lamentable” la decisión de Trump de no excluirlo de los aranceles.

“México utilizará todos los recursos legales para que Estados Unidos cumpla con sus obligaciones internacionales en las medidas emitidas el día de hoy, en contra de las importaciones de lavadoras domésticas y paneles solares provenientes de nuestro país”, indicó la secretaría de Economía en un comunicado.

China acusó a Trump de poner en peligro el sistema multilateral de comercio al adoptar medidas sobre denuncias bajo la ley estadounidense en lugar de a través de la Organización Mundial del Comercio.

"Estados Unidos ha abusado una vez más de sus medidas comerciales correctivas”, dijo el Ministro de Comercio chino en un comunicado. “China expresa su fuerte descontento con esto”.

La industria solar estadounidense se mostró dividida respecto a las barreras comerciales.

El año pasado, Suniva Inc., que solicitó protección contra la bancarrota en abril, y la subsidiaria estadounidense de la empresa alemana Solar World, pidieron que se aplicaran aranceles.

Afirmaron que un incremento del casi 500% en la importación de paneles solares durante un lapso de cinco años generó un devastador colapso en los precios. Casi 30 instalaciones de manufactura de productos fotovoltaicos en Estados Unidos han cerrado en los últimos cinco años, señalaron, debido a que China ha inundado el mercado global con productos baratos para debilitar a la manufactura estadounidense.

El portavoz de Suniva, Mark Paustenbach, dijo que los aranceles son “un paso al frente para esta industria de manufactura solar de alta tecnología que se abrió camino aquí en Estados Unidos”.

Sin embargo, instaladores de paneles solares y fabricantes de otros equipos utilizados en los sistemas de energía solar se opusieron a los aranceles, al afirmar que incrementarán los precios y perjudicarán la demanda de energía renovable.