CIUDAD DE MÉXICO (AP) — Fiscales de la Ciudad de México realizaron uno de los primeros arrestos vinculados a los edificios que se desplomaron por el terremoto del 19 de septiembre, el cual dejó 369 muertos, 228 de ellos en la capital.

La mayoría de los edificios que se cayeron en el movimiento telúrico de magnitud 7,1 fueron construidos hace décadas bajo regulaciones menos estrictas que las de ahora. Pero un edificio de apartamentos sólo tenía aproximadamente un año de erigido cuando se desplomó parcialmente y dos mujeres murieron.

Uno de sus constructores fue arrestado por cargos equivalentes a negligencia criminal y delitos contra el medio ambiente. Las autoridades municipales informaron que el hombre, de 58 años de edad, también aparecía como propietario del inmueble.

El procurador capitalino Edmundo Garrido dijo el jueves que una investigación reveló que la cimentación del edificio era inadecuada para soportar la estructura, y que los planos no coincidían con los cálculos estructurales presentados como parte del proceso para tramitar los permisos.

Las autoridades informaron que ya se emitieron otras órdenes de arresto en el caso, pero no indicaron para quién ni bajo qué cargos.

Los expertos dicen que las estructuras construidas en cumplimiento de las regulaciones actuales deberían haber podido resistir sismos como el del 19 de septiembre. Sin embargo, los residentes del complejo de apartamentos de siete pisos, conocido como Residencial San José, acusaron a los constructores de recortar costos a expensas de la calidad.