WASHINGTON (AP) — La salud general del presidente Donald Trump “es excelente” y tuvo un desempeño “sumamente bueno” en una prueba cognitiva diseñada para detectar señales tempranas de pérdida de memoria o de otras funciones neurológicas, dijo el martes el doctor de la Marina, Ronny Jackson, quien le realizó al mandatario su primera revisión médica.

Jackson había emitido una declaración genérica el viernes después del examen médico en la que afirmó que Trump goza de una “excelente salud” y prometió dar más detalles el martes.

Reportó que el mandatario de 1,90 metros (6 pies 3 pulgadas) de estatura tiene un peso de 108,4 kilogramos (239 libras), 1,3 kilogramos (3 libras) más que en septiembre de 2016, la última vez que Trump hizo público su peso.

Trump registró una presión sanguínea de 122/74, y su colesterol total fue de 223, que está por encima de lo recomendado.

Trump tenía 70 años cuando asumió la presidencia el 20 de enero de 2017, convirtiéndose en la persona de mayor edad en ser electa al cargo.

El examen cardiaco de Trump arrojó resultados normales, con un ritmo regular y sin sonidos anormales, lo que según Jackson lo llevó a concluir con confianza que Trump “tiene una muy buena y probable posibilidad de completar su mandato sin sufrir de problemas médicos”. Trump no sufre ni tiene antecedentes familiares de problemas cardiacos.

El mandatario de 71 años de edad tuvo un desempeño “sumamente bueno” en un análisis cognitivo, que no se realiza de manera rutinaria pero se le practicó a solicitud del mandatario. El doctor dijo que “no le preocupan en lo absoluto” las capacidades cognitivas del presidente. Especuló que Trump solicitó el examen con el fin de repeler la narrativa de las últimas semanas de que no es apto mentalmente para ocupar la presidencia.

“Está muy lúcido. Muy articulado al momento de hablarme”, dijo Jackson. “Nunca ha repetido algo cuando está conmigo. No tengo ningún motivo para pensar que el presidente tiene algún tipo de problemas con su proceso de razonamiento”.

___

Las periodistas de AP Lauran Neergaard y Darlene Superville contribuyeron con este despacho.