COX'S BAZAR, Bangladesh (AP) — Unos 18.000 musulmanes rohingya han huido de nuevos episodios de violencia en Myanmar y cruzado a Bangladesh, según dijo el miércoles la Organización Internacional para las Migraciones, y “cientos y cientos” se quedaron varados en tierra de nadie en la frontera entre los dos países.

Sanjukta Sahany, portavoz de la OIM en Cox’s Bazar, en la frontera entre Bangladesh con Myanmar, publicó las últimas cifras mientras grupos de derechos humanos y defensores de los rohingya afirmaban que el ejército birmano estaba tomando represalias por ataques de milicianos rohingya contra puestos de seguridad prendiendo fuego a pueblos y disparando a civiles.

El gobierno de Myanmar culpa a insurgentes rohingya de la violencia, incluidos los incendios. La cifra oficial de muertos en los episodios de violencia era de 96 personas el domingo, y es probable que el número real sea mucho mayor.