LONDRES (AP) — Un hombre armado que según reportes mantuvo como rehenes a dos empleados de un boliche en el centro de Inglaterra fue arrestado la noche del domingo después de la intervención de los policías. El sospechoso recibió atención médica en el lugar y posteriormente fue trasladado a un hospital.

Los dos empleados permanecieron retenidos durante casi cuatro horas antes de ser liberados ilesos, informaron funcionarios de la policía y de ambulancias.

Las autoridades no han revelado detalles sobre la condición e identidad del sospechoso _a quien aún no le han presentado cargos.

El superintendente de la policía de Warwickshire, Alex Franklin-Smith, indicó que escuadrones de especialistas armados y negociadores de la policía se dirigieron rápidamente a Bermuda Park, el centro comercial donde se encuentra el boliche, tras recibir reportes sobre una posible situación de rehenes.

“Nos complace poner fin a este incidente de manera pacífica y sin heridos”, comentó.

El director de operaciones del boliche, Chris Clegg, dijo los dos empleados aparentemente están bien después de ser evaluados por personal médico.

Previamente, la policía de Warwickshire advirtió al público que se alejara de la zona de Nuneaton, a unos 12 kilómetros (7,5 millas) al norte del poblado de Coventry, pero subrayó que el incidente no está relacionado con actos de terrorismo.

Mehdi Amshar, director ejecutivo de la cadena de boliches MFA, dijo a Sky News que fue informado de que había dos empleados retenidos a punta de pistola en la sucursal de Nuneaton.

Amshar añadió que creía que el agresor era el ex esposo o ex novia de una empleada, pero no estaba seguro. La policía no confirmó esos detalles.

A todos los clientes se les permitió dejar el lugar y salieron ilesos, dijo Amshar.

Un testigo de un restaurante cercano, Carl Lenton, describió la escena conforme la noticia se esparció por el centro comercial.

“Llegaban patrullas, había un helicóptero, perros policía y agentes armados rodeando el boliche”, dijo Lenton.

La respuesta policiaca masiva pudo estar relacionada con las preocupaciones sobre un posible ataque extremista. La amenaza terrorista oficial de Gran Bretaña se mantiene en “severa”, lo que indica una elevada posibilidad de un atentado.

Los delitos de este tipo son poco frecuentes en Gran Bretaña, que tiene estrictas reglas para el control de armas de fuego.