MONTEVIDEO (AP) — Una delegación de FIFA arribó para seleccionar a los integrantes de un "comité de regularización" que regirá la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF) hasta el 28 de febrero de 2019.

La intervención de FIFA tiene como objetivo encaminar una reforma de estatutos de la AUF, un reclamo que ya lleva cuatro años sin ser oído por la misma Asociación.

También garantizar la elección de nuevas autoridades de la AUF de un modo transparente. Recientemente, el proceso para elegir un nuevo presidente se vio interrumpido por la aparición de grabaciones clandestinas con acusaciones de coimas para dotar de cámaras de seguridad e iluminación nocturna a varios estadios del país.

“Tuvimos una reunión muy extensa, de más de una hora, en la que cada parte explicó sus ideas y objetivos. Quedamos en volver a reunirnos”, dijo a The Associated Press el senador Pedro Bordaberry, uno de los convocados para explorar su eventual participación en el comité interventor.

El senador relató que por FIFA participaron de la reunión Fátima González, integrante del área jurídica de Conmebol, y Jair Bertoni, funcionario de FIFA.

Bordaberry fue ministro de Turismo y Deporte entre 2003 y 2005.

Otras figuras vinculadas al fútbol también fueron convocadas para ser oídas.

La intervención de FIFA llega en un momento en que clubes, futbolistas y árbitros están enfrentados en una lucha por el poder dentro de la AUF.

El campo de batalla puede dividirse entre aliados y detractores de la empresa Tenfield, propiedad del empresario Francisco Casal y dueña de los derechos de televisación del fútbol local desde 1998.

En la actualidad los clubes toman todas las decisiones de importancia de la AUF. Según el nuevo estatuto, debería otorgarse una cuota de poder a otros actores, como jugadores y árbitros, además de los clubes del interior del país, que en su mayoría no están afiliados a la AUF sino a la Organización del Fútbol del Interior (OFI), hoy sin voz ni voto.

Con el actual estatuto, Tenfield tiene una posición dominante, ya que muchos clubes han sido asistidos económicamente por la empresa.

No es la primera vez que la FIFA interviene en una federación latinoamericana. Hace dos años, lo hizo en Argentina debido al caos institucional en el que la entidad local se sumió tras la muerte de su presidente Julio Grondona.

El viernes a la noche los clubes rechazaron por nueve votos contra ocho avanzar en la reforma estatutaria, tal como pretendía el presidente provisional de la AUF Edgar Welker para evitar la intervención de FIFA.

La negativa provocó la renuncia de Welker.