JERUSALÉN (AP) — El uso de fuerza letal por parte de Israel contra manifestantes palestinos en la Franja de Gaza en las últimas semanas podría constituir crímenes de guerra, dijo el miércoles Human Rights Watch (HRW).

El grupo de derechos humanos emitió un comunicado antes de una reunión de urgencia de la Asamblea General de Naciones Unidos para votar una resolución de condena al uso de la fuerza por parte de Israel. Una resolución similar del Consejo de Seguridad fue vetada a principios de este mes por Estados Unidos por ser “fundamentalmente injusta” y “sumamente unilateral”, dijo la embajadora estadounidense Nikki Haley.

Desde el pasado 30 de marzo, los palestinos celebran protestas casi semanales reclamando el “derecho al retorno” a sus tierras ancestrales, que ahora pertenecen a Israel. Al menos 120 palestinos fallecieron y más de 3.800 sufrieron heridas por fuego israelí durante las manifestaciones en la frontera. La gran mayoría de los muertos y heridos no han estado armados, según funcionarios de Gaza.

El ejército israelí dijo que sus soldados cumplen las reglas de combate para defender a los civiles israelíes y a la infraestructura de seguridad ante ataques encubiertos por las protestas.

HWR afirmó en su comunicado que los manifestantes, en su mayoría no armados, no representaban una amenaza real a los soldados y civiles, y por lo tanto el uso de fuego vivo indica la violación a la ley internacional. La organización dijo que testigos oculares contaron que les dispararon a palestinos desde la cerca y a otros que “no habían arrojado rocas o de otra forma intentado lastimar a soldados israelíes” les dispararon a corta distancia.

Israel ha sido acusado de cometer crímenes de guerra en sus tres guerras en la Franja de Gaza en la última década. El mes pasado los palestinos exhortaron a la Corte Penal Internacional en La Haya iniciar una investigación a la policía y acciones israelíes en Cisjordania, el este de Jerusalén y la Franja de Gaza, acusando a los israelíes de crímenes sistemáticos.

HRW pidió a la comunidad internacional que “imponga costos reales para esta descarada indiferencia hacia las vidas palestinas”.