DAMASCO, Siria (AP) — Siria rechazó categóricamente el sábado el informe dado por expertos de la ONU y la organización que monitorea armas químicas, que responsabilizaron al gobierno por el ataque con gas neurotóxico sarín que dejó más de 90 muertos hace unos seis meses.

En un comunicado, el gobierno sirio dijo que el reporte era resultado de instrucciones de Estados Unidos para ejercer más presión política sobre Siria.

"Este informe y el que lo precedió son falsificaciones de la verdad", dice el comunicado.

El ataque con gas en el pueblo sirio de Khan Sheikhoun causó indignación mundial y Estados Unidos bombardeó días después la base aérea de Shayrat, desde donde se inició el ataque con gas en abril, según Washington. Siria ha negado haber estado involucrado en el hecho.

Pero el nuevo informe de los investigadores dice que expertos están "seguros" de que Damasco fue responsable del ataque con gas.