PARÍS (AP) — Decenas de miles de manifestantes marcharon en París y otras ciudades francesas contra las reformas laborales del presidente Emmanuel Macron el jueves, un día antes de que las apruebe por decreto.

La protesta a nivel nacional, respaldada por el poderoso sindicato de izquierda CGT, hizo que los manifestantes salieran a las calles en la segunda ronda de oposición pública a los cambios largamente anunciados, que darán más poder a los empleadores a la hora de contratar y despedir trabajadores.

Macron alega que los cambios son necesarios para impulsar la estancada economía francesa e impulsar el empleo.

En varias ciudades de todo el país, los manifestantes agitaron pancartas anticapitalistas y mensajes personales furiosos contra Macron, cuya popularidad ha recibido un bajón recientemente.

En París, miles de personas salieron a las calles para protestar. Según la policía, la protesta contó con la presencia de 16.000 personas, pero los organizadores calcularon que la cifra fue de 55.000.

Esa protesta fue pacífica en mu mayor parte, pero estallaron algunas peleas breves y localizadas entre unas cuantas decenas de manifestantes violentos que portaban capuchas negras y policías antidisturbios que usaron gas lacrimógeno.

Los manifestantes, algunos con carteles con la leyenda "El estado arruina al pueblo", marcharon frente al elegante restaurante La Rotonde, donde Macron fue calificado de arrogante por celebrar prematuramente su victoria en la primera vuelta de las elecciones antes de ganar la presidencia.

Las protestas más recientes se producen una semana después de que cientos de miles de manifestantes _unos 220.000 según la policía y medio millón según los sindicatos_ salieron a las calles de muchas ciudades francesas en el primer gran desafío a la flamante presidencia de Macron.

Macron está ahuyentando a la oposición mientras su gobierno ha seguido adelante con las reformas laborales.

El presidente utilizó un procedimiento especial que le permitió aprobar las medidas sin necesidad de lo que habría sido un largo debate en el Parlamento. Los opositores criticaron el método como indicio de autoritarismo.

Se prevé que Macron firme el viernes una serie de decretos después de una reunión del gabinete de ministros.

El líder de la izquierda Jean-Luc Melenchon ha convocado a nuevas protestas callejeras el sábado.