LOS ÁNGELES (AP) — Una enorme tormenta proveniente del Pacífico que se estacionó sobre el sur de California con fuertes precipitaciones que dañaron caminos, abrieron socavones y provocaron la muerte de al menos tres personas amainó el sábado.

Pero fue tan solo un alivio temporal luego de que se comenzaron a formar nuevas tormentas que se dirigen al norte.

El Servicio Meteorológico Nacional pronosticó un clima más seco hasta el domingo, seguido por el regreso de las precipitaciones a la región. Pese a que se cancelaron las alertas de inundaciones en el sur de California, el norte del estado y el área de la Bahía de San Francisco enfrentan el regreso de las intensas lluvias y vientos que los azotaron hace unos días.

"Es posible que se presenten fuertes vientos provenientes del sur e inundaciones extensas a medida que un río atmosférico (de humedad) se dirige a la costa central de California", se advirtió en un comunicado meteorológico.

Las próximas lluvias podrían causar más problemas en el extremo norte, donde el daño a los vertederos en la presa del Lago Oroville obligó el fin de semana pasado a evacuar a 188.000 habitantes de la zona. Hasta el sábado, la elevación del nivel del agua en el lago había descendido más de 13,4 metros (45 pies).

En tanto, las autoridades de todo el estado atendían los daños causados por el paso de la tormenta, que incluyen arroyos desbordados, amenazas de deslaves en zonas bajas que quedaron vulnerables tras los incendios forestales previos, caminos rotos y cientos de árboles derribados en áreas residenciales.

En el noroeste de Sacramento, casi 200 personas fueron evacuadas el sábado debido a que el alto nivel de los arroyos convirtió la población de Maxwell en un enorme estanque color marrón. El jefe de bomberos Kenny Cohen dijo que casi 100 viviendas y una escuela primaria fueron inundadas por unos 5 centímetros (2 pulgadas) de agua, antes de que los niveles comenzaran a bajar.

No se reportaron lesionados.

El sur de California aparentemente evitó desastres de gran magnitud, pero en la localidad de Victorville en el desierto varios autos fueron arrastrados a través de una calle inundada, y se encontró a una persona muerta dentro de un vehículo sumergido, mientras que varias otras víctimas fueron rescatadas, informó el portavoz del cuerpo de bomberos del condado San Bernardino, Eric Sherwin.

Y en el área de Sherman Oaks de Los Ángeles, un hombre murió electrocutado cuando un árbol cayó sobre cables eléctricos que impactaron su automóvil.

El sábado, los cuerpos de rescate encontraron el cuerpo de un hombre de unos veintitantos años que fue arrastrado a través de una barranca inundada en Thousand Oaks un día antes. La televisora KCBS-TV reportó que el cadáver fue hallado en el Arroyo Conejo.

___

Los periodistas de The Associated Press John Antczak y Mike Balsamo contribuyeron para este despacho.