FILADELFIA (AP) — Los 76ers de Filadelfia son el único equipo que puede parar a Joel Embiid.

El mejor centro de la Conferencia del Este iniciará en la banca una serie de partidos como visitante contra equipos del Oeste. La idea es dosificarlo para afrontar los rigores de la temporada.

Pero los fanáticos de los Sixers no están de acuerdo con esa excusa.

Embiid lleva meses sin sufrir lesiones y ha sido uno de los jugadores más dominantes en el primer mes de campaña: lidera al equipo con su promedio de 20.5 puntos y 10.1 rebotes por partido. Su producción finalmente ha generado más titulares que su actividad en las redes sociales.

Embiid es capaz de hacer todo, salvo sacarse la etiqueta de “jugador frágil” que los Sixers parecen haber estampado en su uniforme.

Cierto, Embiid cuenta con un historial médico tan voluminoso como un libro de jugadas, pero los Sixers determinó darle descanso el martes contra el Jazz de Utah al estar pendientes del número de partidos y minutos que disputa. Ha promediado 27.6 minutos en cancha y ha actuado en ocho de nueve partidos. Se perderá un partido cuatro días después que los Sixers vencieron a Indiana.

“Acato las instrucciones de nuestros médicos, y se trata de un plan bien analizado que justifica el por qué esto ha sido recomendado”, declaró el entrenador Brett Brown el lunes en el complejo de entrenamientos del equipo en Camden, Nueva Jersey. "Si se requiere de más información, ellos serán quienes expliquen cómo decidieron dar esta recomendación”.

¿Eso qué significa? Brown quiso decir que la decisión de darle descanso a Embiid está fuera de su control.

El mano a mano entre Embiid contra Rudy Gobert, el centro del Jazz, era bien atractivo. Sin Embiid, Filadelfia tratará de prolongar su racha de cuatro victorias.

Los Sixers (5-4) inician una gira de nueve días y cinco partidos con su primer balance favorable de victorias y derrotas en noviembre desde 2012.

Richaun Holmes, Amir Johnson e incluso Jahlil Okafor recibirán minutos bajo el aro frente al Jazz.

Las aportaciones de Embiid y el novato Ben Simmons tienen a los Sixers como una de las revelaciones en el arranque de la temporada, y la marca que ostentan es una buena noticia para una franquicia que ha tenido que pasar con una de las reconstrucciones más traumáticas en mucho tiempo en la NBA.

Filadelfia también cumplirá visitas en Sacramento, Golden State y los dos equipos de Los Ángeles, los Clippers y Lakers. Todos, salvo los Kings, tienen marcas con porcentaje de .500. Embiid tiene previsto jugar ante los Kings.

Los Sixers han ganado cuatro partidos en fila por primera vez desde enero.

“Eso significa que estamos creciendo y estamos aprendiendo”, señaló Embiid.