SAN JUAN (AP) — Casi la mitad de los clientes de la compañía eléctrica de Puerto Rico aún no tienen servicio, más de tres meses después del paso del huracán María, informaron autoridades el viernes.

El 55% de los casi 1,5 millones de clientes ya tienen suministro eléctrico, dijeron funcionarios. Es la primera vez que el gobierno publica dicha estadística desde que el meteoro de categoría 4 azotó el territorio estadounidense el 20 de septiembre con vientos de hasta 246 kilómetros por hora (154 millas por hora).

Anteriormente había reportado el restablecimiento de la generación eléctrica, que se ubica en 70% de los niveles previos a la tormenta.

“El daño fue severo...todavía falta mucho que hacer”, dijo Geraldo Quiñones a The Associated Press, portavoz de la compañía de electricidad.

Ciales, una de las 78 municipalidades de la isla, sigue totalmente a oscuras y se desconoce cuándo quedará restablecido el servicio en esta localidad central montañosa. Esta semana, las cuadrillas de trabajo restablecieron la electricidad por primera vez en partes de la localidad costera de Yabucoa, la primera en ser impactada por María.

Entre los clientes que siguen sin luz está Eileen Cheverez, una terapeuta respiratoria de 48 años que vive en Morovis, fronterizo con Ciales. Dijo que ya hay electricidad en casas alrededor de la de ella, pero que los trabajadores todavía no instalan un cable necesario para que la luz llegue a su vivienda.

“De verdad que esto lo consume a uno mentalmente, emocionalmente... Es como una falta de respeto”, comentó Cheverez. “Yo sé que los daños fueron grandes, y más aún en la montaña, pero entiendo que se han tardado mucho”.

Quiñones indicó que la falta de luz afecta toda la isla, y no pudo precisar qué porcentaje de casas y viviendas ya tienen electricidad.

El gobernador Ricardo Rosselló prometió que para el 15 de diciembre quedaría restablecido 95% del servicio, mientras el Cuerpo de Ingenieros del Ejército de Estados Unidos ha dicho que el trabajo se completará en mayo.

Fredyson Martínez, vicepresidente de un sindicato que representa a trabajadores de la empresa eléctrica de Puerto Rico, le dijo a la AP el viernes que un estudio reciente elaborado por ingenieros locales encontró que 90% de las industrias y 75% de los negocios ya cuentan con el servicio, lo que significa que las áreas residenciales siguen desproporcionadamente en la oscuridad.

Martínez dijo que la empresa debió haber dado hace tiempo cifras de usuarios que siguen sin electricidad. La compañía ha informado que la fibra óptica que ayuda a obtener esos datos se destruyó con el huracán, pero el líder sindical asegura que las autoridades tienen otras formas de conseguir la información.

“Ese número es superimportante para la gente”, dijo Martínez. “El pueblo tiene total y completo derecho a saber cuánto abonados tienen servicio. Así la gente tiene una visión más clara de cómo va el progreso y poder prepararse”.

Martínez también dijo que la falta de suministros y equipo obstruye las labores de restauración, haciendo eco de una observación que hizo hace tiempo el Cuerpo de Ingenieros.

Funcionarios del gobierno dicen que casi 14.000 postes ya fueron enviados a Puerto Rico y que otros 7.000 llegarán en los próximos días. Además, unos 3.500 trabajadores están tratando de restablecer el servicio en toda la isla.

“Sabemos que la prioridad de nuestros clientes es saber cuándo van a tener otra vez el servicio”, dijo Justo González, director interino de la empresa de electricidad. “María impactó severamente la mayoría de nuestra infraestructura eléctrica”.

Las autoridades dicen que Puerto Rico tiene 3.800 kilómetros (2.400 millas) de líneas de transmisión, 48.000 kilómetros (30.000 millas) de líneas de distribución y 342 subestaciones que sufrieron daños sustanciales durante el huracán. González dijo que las cuadrillas están realizando proyectos que incluyen instalar nuevos postes y erigir torres de transmisión primaria y cableado.

Carlos Torres, supervisor de las tareas de restauración, dijo que los trabajadores siguen hallando daños no previstos que incluyen subestaciones severamente impactadas. Dijo que no cesarán de trabajar hasta que cada hogar y empresa tengan luz otra vez.

El viernes, el gobernador dijo que había solicitado 1.500 trabajadores adicionales a empresas eléctricas de Estados Unidos para que ayuden con las labores, y que pidió al Cuerpo de Ingenieros que aumente su capacidad para proveer ayuda.

“Entendemos la dificultad que ha vivido el pueblo al carecer del servicio eléctrico por tanto tiempo”, dijo Rosselló, quien agregó que “nuestra administración continuará trabajando para garantizar que haya los recursos necesarios para completar este esfuerzo de restauración tras una devastación sin precedente”.