LA PAZ (AP) — Miles de seguidores del presidente Evo Morales marcharon el martes para apoyar sus pretensiones de postularse a un cuarto mandato consecutivo a pesar de estar legalmente inhabilitado para hacerlo.

La marcha fue convocada por todas las organizaciones sociales afines al partido de gobierno a medio día en una plaza del centro de La Paz después de que hace un mes otras miles de personas se manifestaran en contra de lo mismo. Las marchas oficialistas se realizaron en diferentes ciudades los días pasados. Los oradores pidieron que el mandatario sea su candidato 2019.

El vicepresidente Álvaro García Linera dijo en conferencia de prensa que esperarán la decisión del Tribunal Constitucional tras la presentación de un recurso en contra de la Constitución y la Ley Electoral que impiden la reelección del mandatario y quien lleva en el poder más de 11 años.

La posible relección del presidente y vicepresidente se sometió a un referendo el 21 de febrero de 2016 y Morales perdió con un 51.3%.

Mientras se realizaba la marcha del martes, Morales encabezó un acto público en la región sureña de Potosí y culpó nuevamente a la derecha de degastar su gestión desde la embajada de Estados Unidos.

"Si siguen financiado a la derecha y planificando una conspiración, no me temblará la mano para expulsar al encargado de negocios de la Embajada de Estados Unidos", agregó en referencia a que en 2008 expulsó de Bolivia al embajador estadounidense Philip Goldberg.