HOUSTON (AP) — El reporte de que un niño falleció poco después de ser liberado de instalaciones del Servicio de Control de Inmigración y Aduanas de Estados Unidos en Texas exacerbó el miércoles el debate sobre la detención de las familias migrantes.

La Asociación Estadounidense de Abogados de Inmigración indicó que había recibido información sobre la muerte de un niño al poco tiempo de que el menor y sus padres abandonaron el centro de detención familiar del ICE en la ciudad de Dilley, Texas. El grupo jurídico dijo que supo de la muerte a través de una persona que estaba en contacto con la familia. No proporcionó la identidad de la persona.

Human Rights Watch y un grupo de abogados que representan a las familias en el centro de detención indicaron que no tienen información sobre si la muerte del menor se debió a algún tratamiento médico que recibió mientras estaba bajo custodia.

El ICE rechazó un reporte inicial sobre que el niño había muerto en Dilley y dijo que estaba investigando el caso.