PHUKET, Tailandia (AP) — Buzos que llegaron a los restos de un barco turístico que naufragó frente a la isla de Phuket, en el sur de Tailandia, describieron escenas desgarradoras de niños en brazos de sus madres, al continuar el sábado la búsqueda de 15 turistas desaparecidos en un desastre que dejó decenas de muertos.

La cifra de muertos en la tragedia del jueves llegó a 41. Las víctimas en su mayoría son chinas.

“Es difícil de ver... es traumático, es trágico, pero lo mejor que podemos hacer es cumplir con nuestra tarea de buzos y llevar los cuerpos a sus familias”, dijo el buzo Philip Entremont antes de reanudar la búsqueda el sábado.

El barco con 105 personas a bordo, entre ellas 93 turistas, naufragó al ser golpeado por olas de cinco metros (16 pies).

La cifra de víctimas fatales aumentó bruscamente el viernes cuando la armada envió buzos al naufragio. En imágenes tomadas poco después del hundimiento, personas rescatadas ocupaban grandes lanchas neumáticas rodeadas de un mar agitado.

El gobernador de Phuket, Norraphat Plodthong, dijo en conferencia de prensa el sábado por la noche que la cifra de víctimas era de 41 muertos y 15 desaparecidos.