RAYMONDVILLE, Texas, EE.UU. (AP) — Funcionarios en un remoto condado en el sur de Texas aprobaron un contrato para abrir un centro privado de detención de inmigrantes con capacidad para 1.000 personas en donde antes estaba una prisión que fue cerrada después de un motín en el 2015.

El diario The Valley Morning Star de Harlingen reporta el miércoles que los comisionados del condado Willacy acordaron el lunes la apertura del centro de detenciones del Servicio de Control de Inmigración y Aduanas (ICE) en las afueras de Raymondville, a unos 80 kilómetros (50 millas) de la ciudad fronteriza de Brownsville.

El juez condal Aurelio Guerra dice que el centro estimulará la economía local.

La antigua prisión, que albergaba a unos 3.000 reclusos en recintos tipo tiendas de campaña, fue cerrada tras el motín del 2015. Una demanda presentada en el condado atribuyó la revuelta a la “pésima administración” de la compañía privada Management & Training Corp, con sede en Utah. Esta misma empresa compró el sitio el año pasado y administrará el nuevo centro.