El técnico de Chelsea Maurizio Sarri heredó posiblemente el mejor centrocampista defensivo del mundo cuando tomó las riendas del club de Londres durante el verano.

N'Golo Kanté ha sido uno de los jugadores más destacados en la historia reciente del fútbol inglés, con títulos consecutivos en la Liga Premier Leicester (2016) y Chelsea (2017). Fue el eje mediocampo de Francia, la selección que se proclamó campeona del Mundial de Rusia.

¿Qué ha hecho Sarri con Kanté luego de llegar a Stamford Bridge? Cambiarlo de posición, por supuesto.

Entre lo más notable de las dos primeras semanas de la temporada de la Premier ha sido la función más ofensiva que Kanté ha desempeñado para Chelsea en sus victorias sobre Huddersfield y Arsenal.

El internacional italiano Jorginho, quien acompañó a Sarri en Chelsea procedente del Napoli, se ha convertido ahora en la pieza clave en una línea de tres mediocampistas, por lo que muchos se habían preguntado cómo repercutiría esto en Kanté: un jugador diminuto y dinámico que fue el responsable de dar escudo a defensa con sus entradas oportunas y su juego posicional.

Pues Kanté ha pasado a ser uno de los dos centrocampistas más ofensivos al frente de Jorginho. Marcó contra Huddersfield en la primera fecha — su tercer gol en la liga con Chelsea en poco más de dos años en el club— y con frecuencia se encontraba en el área chica de Arsenal el sábado, en el que el Chelsea se impuso por 3-2.

"Ahora juego un poco más al ataque", dijo Kanté, de 27 años. "Trato de encontrar (en mí) al delantero, de ser más ofensivo, de causar problemas a los rivales. Necesito adaptarme en este papel", agregó.

Chelsea también.

Tras jugar con una formación de 3-4-3 bajo la dirección de Antonio Conte, Chelsea despliega ahora en una formación 4-3-3 con Sarri.

Lo más importante es que la defensa está protegida ahora por Jorginho, más fino en lugar del perro de presa que representaba Kanté. Así lo mostró contra Arsenal, que se lanzó al ataque en la primera parte y creó varias oportunidades.

El francés ya ha marcado, pero no es atacante por naturaleza. Queda por ver si el cambio táctico de Sarri ayudará a que Chelsea se convierta de nuevo en un auténtico aspirante al título.