WASHINGTON (AP) — Funcionarios de inteligencia creen que Corea del Norte tendrá un misil intercontinental con capacidad nuclear para el próximo año, de acuerdo con un informe publicado el martes en medio de la advertencia de un legislador republicano que dijo que cada vez está más alarmado con el programa de armas de Pyongyang.

El The Washington Post reportó que un nuevo análisis confidencial de la Agencia de Inteligencia de la Defensa redujo dos años del lapso en el que Corea del Norte podría atacar ciudades estadounidenses con armas nucleares. El análisis se produjo tras los recientes lanzamientos de prueba de Corea del Norte, que indicaron que su programa estaba más avanzado de lo anticipado.

El diario informó que funcionarios estadounidenses que vieron el análisis concluyeron que el líder de Corea del Norte, Kim Jong Un, podrá producir un “misil balístico intercontinental con capacidad nuclear (ICBM por sus siglas en inglés) confiable” en algún punto del próximo año, lo que permitiría que el programa avance de prototipo a línea de ensamblaje.

La Comisión de Servicios Armados de la Cámara de Representantes sostuvo el martes una sesión confidencial para todos los miembros de la cámara, a fin de discutir el desarrollo del misil intercontinental de Corea del Norte. Entre los asistentes se incluye a Rob Soofer, subsecretario auxiliar de defensa para la política nuclear y de defensa antimisiles; el teniente general de la Fuerza Aérea Samuel Greaves, director de la Agencia de Defensa de Misiles; y representantes de la DIA y del Centro Nacional de Inteligencia Aérea y Espacial.

Corea del Norte aumentó las apuestas con el lanzamiento de un misil balístico intercontinental mientras los estadounidenses celebraban su Día de la Independencia el 4 de julio. La prueba marcó un importante paso hacia el objetivo de Corea del Norte de desarrollar un misil con una ojiva nuclear capaz de llegar a Estados Unidos.

En lo que llama un esfuerzo por mantenerse por delante de la amenaza de misiles de Corea del Norte, el Pentágono está ampliando su arsenal de armas antimisiles con sede en Fort Greely, Alaska, de 32 a 40 interceptores terrestres. Además de los cuatro que tienen sede en California. Los interceptores están diseñados para destruir un ICBM fuera de la atmósfera de la tierra al golpearlo durante el vuelo. Son el único elemento de las defensas de misiles de los Estados Unidos que están diseñadas específicamente para impedir que los misiles intercontinentales lleguen al territorio de los Estados Unidos.

La Oficina del Director de Inteligencia Nacional, que supervisa a las 17 agencias de inteligencia estadounidenses, se negó a comentar sobre las evaluaciones confidenciales.

___

El periodista de The Associated Press Robert Burns contribuyó para este despacho.