LISBOA, Portugal (AP) — La huelga de inspectores del servicio portugués de inmigración convocada para el jueves y el viernes seguirá adelante después de que el gobierno no respondiera a sus demandas de más personal y recursos, según indicó el martes un sindicato que representa a los trabajadores.

Se espera que los paros de 48 horas causen largas esperas en los controles de pasaporte de los aeropuertos, aunque la ley obliga a los inspectores a mantener unos servicios mínimos de en torno al 30% de su personal habitual durante la huelga.

El sindicato no ha mantenido en contacto con el gobierno desde que presentó sus demandas, indicó el secretario de la agrupación nacional, Marco do Carmo. El sindicato quiere que el gobierno contrate a 200 inspectores más y renueve los sistemas informáticos del departamento para garantizar la seguridad y procedimientos rápidos.

El gobierno ha dicho que está aumentando la plantilla y que quiere mejorar la flexibilidad de los horarios.