La matanza a tiros de 17 personas en una secundaria de Florida ha generado llamados para huelgas, plantones y otras acciones en escuelas de todo Estados Unidos a fin de exigir a los legisladores que aprueben leyes más estrictas sobre armas de fuego.

Las organizadoras de la Marcha de las Mujeres, una protesta anti Trump y de empoderamiento de las mujeres, propusieron parar actividades durante 17 minutos el 14 de marzo para "protestar por la inacción del Congreso más allá de tuits con pensamientos y oraciones en respuesta a la violencia con armas que acosa nuestras escuelas y vecindarios".

La Cadena por la Educación Pública, una organización en defensa de las escuelas públicas, anunció un "día nacional de acción" el 20 de abril, el aniversario del tiroteo de 1999 en la Escuela Secundaria Columbine en Colorado, donde dos estudiantes abrieron fuego contra sus compañeros, matando a 12 alumnos y un profesor.

La organización está exhortando a los profesores y estudiantes a organizar plantones, paralización de actividades, marchas y cualquier otro acto para manifestarse contra la violencia con armas de fuego en las escuelas.

"Los políticos se sientan sobre sus manos mientras nuestros hijos y sus maestros son asesinados en sus escuelas", señalaron Diane Ravitch, la presidenta del grupo, y Carol Burris, su directora ejecutiva, en un mensaje por internet.

Thousands gathered at a gun control rally in Fort Lauderdale, some 25 miles from where 17 people were shot and killed at a high school this week. Students spoke passionately during Saturday's rally pleading with lawmakers to change gun laws. (Feb. 17)

Los planes de protesta circularon ampliamente en las redes sociales el sábado, una señal de que el clamor por una nueva legislación sobre armas de fuego podría no desvanecerse como ha sucedido después de otras masacres recientes. Muchas de tales matanzas, incluyendo la muerte de 20 niños de primer grado y seis profesores de la Escuela Primaria Sandy Hook en Newtown, Connecticut, en 2012, propiciaron una campaña a favor de nuevas leyes sobre armas, pero esos esfuerzos se estancaron en el Congreso.

“Necesitamos convertir este momento en un movimiento y efectuar en verdad los cambios que necesitan suceder en este país para que este tipo de armas, AR-15s, no estén en manos de personas que no deben poseerlas”, dijo Randi Weingarten, presidenta de la Federación de Maestros de Estados Unidos, un sindicato que representa a profesores y otros educadores.

Weingarten dijo que ella participó en las discusiones sobre la protesta del 20 de abril. Lo que aumenta las posibilidades de que la matanza en Florida propicie un cambio es que los estudiantes mismos se pusieron furiosos muy rápido y lo exigen, agregó.

Los alumnos sobrevivientes al ataque a tiros del miércoles en la secundaria Marjory Stoneman Douglas se volvieron defensores del control de armas, se han enfrentado en las redes sociales a activistas que apoyan el derecho a tener armas y han exigido leyes que aumenten la seguridad, en reuniones y entrevistas para la televisión.

Miles de estudiantes, padres y habitantes furiosos exigieron el sábado leyes para un control más estricto de las armas durante una protesta en Fort Lauderdale, que se encuentra a unos 32 kilómetros (20 millas) de donde ocurrió la matanza en Parkland.

___

El periodista de The Associated Press Michael Warren en Atlanta contribuyó a este despacho.