PARÍS (AP) — La líder derechista francesa Marine Le Pen denunció el domingo la decisión de privarle a su partido de subsidios, afirmando que ello equivale a una “sentencia de muerte” contra la agrupación.

Le Pen se quejó de la decisión de dos jueces tomada el viernes de privarle a su partido de 2 millones de euros en subsidios, casi la mitad de los subsidios totales para todo el año de 4,5 millones de euros. Los fondos iban a ser depositados el lunes.

Los jueces tomaron la decisión en el marco de una investigación sobre si la dirigencia del partido malversó fondos destinados a asistentes del Parlamento Europeo. Otros políticos de otras agrupaciones francesas han enfrentado acusaciones similares.

Le Pen dijo que el subsidio ya tenía seis meses de retraso y que era necesario para que el partido, antes llamado Frente Nacional, pueda cumplir sus compromisos de sueldos y alquileres.

“Al confiscarnos nuestros subsidios sin un juicio en torno a este pseudo asunto de los asistentes parlamentarios, los jueces investigadores están aplicando la pena de muerte como medida de precaución”, escribió Le Pen en un tuit.

Le Pen fue candidata a las elecciones francesas y llegó a la ronda final antes de perder frente a Emmanuel Macron.