CLEVELAND (AP) — La meta de Derrick Rose es ganar un título de la NBA. De pronto, parece que se ha acercado al objetivo.

El base, quien se había declarado agente libre, firmó el martes un contrato por un año con los Cavaliers de Cleveland, el equipo que alguna vez se ha interpuesto en su camino hacia la coronación y que ahora lo necesita más que nunca.

Rose recibió un contrato de 2,1 millones de dólares _el salario mínimo para un veterano y todo lo que Cleveland podía ofrecer. Ahora, los Cavs tienen a un posible reemplazo de Kyrie Irving.

Con Rose, Cleveland adquiere a jugador de experiencia que puede encargarse de las responsabilidades de armador si es que Irving termina cedido en canje. El astro dijo recientemente al equipo que quiere mudarse pese a llegar a tres finales de la NBA en forma consecutiva.

Y aunque Rose ha accedido a un recorte sustancial en su remuneración (devengó 21,3 millones de dólares la temporada anterior en Nueva York), se enfoca sólo en una misión.

“Tengo un propósito, quiero jugar para ganar”, indicó. “Deseo ser parte de un plantel y de una organización que comparta ese tipo de compromiso, y ser capaz de jugar con los Cavaliers y de competir por un campeonato es lo único que me importa. Estoy muy contento de estar en Cleveland, y me encuentro ansioso por ponerme a trabajar”.

Al principio, pareció extraño el hecho de que los Cavs cortejaran a Rose. Todo quedó claro cuando se conocieron las exigencias de Irving. El base estelar, cuyo triple en los últimos instantes del séptimo juego de la final de 2016 dio a Cleveland su primer cetro en los principales deportes estadounidenses en 52 años, se habría cansado de jugar al lado de LeBron James, y quiere ser protagonista en otro club.

Rose en cambio no estaba muy cómodo por tener a James como rival.

Durante siete años, fue el astro indudable de los Bulls de Chicago, que llegaron a la final de la Conferencia del Este en 2011 pero fueron vencidos por el Heat de Miami, comandado por James.

Ahora, están unidos Rose y James, que han obtenido el premio al Jugador Más Valioso de la NBA.

Mediante Twitter, James dio la bienvenida a su nuevo compañero el lunes.

Rose, de 28 años, promedió 18 puntos y 4,4 asistencias la campaña pasada con los Knicks de Nueva York. Desde que ganó el premio al Jugador Más Valioso en 2011 con los Bulls, la carrera de Rose ha visto torpedeada por varias lesiones de rodilla.

El año pasado jugó 64 partidos con los Knicks, y ha jugado en 181 en las tres últimas temporadas.

Rose ha promediado 19,5 puntos y 6 asistencias en ocho campañas en la NBA.