VARSOVIA (AP) — Desde que terminó la Segunda Guerra Mundial, se ha vuelto costumbre que cuando aumentan las tensiones entre Polonia y Alemania, Polonia le recuerda a su vecino su pasado nazi.

Es por ello que las exigencias recientes desde Varsovia de que Alemania le pague compensación por las atrocidades masivas cometidas por los nazis han sido recibidas con algo de escepticismo aunque algunos polacos aprueban de ello.

El gobierno polaco no ha mencionado una cifra exacta, pero legisladores y medios de prensa afines estiman que asciende a entre miles de millones o incluso billones de dólares, por los seis años en que los nazis ocuparon Polonia, erigieron allí campos de exterminio y mataron a casi una quinta parte de la población.

"Lo único que pide Polonia es justicia... El daño causado no ha sido resarcido, en lo absoluto. Todo lo contrario”, dijo la primera ministra Beata Szydlo la semana pasada. Esta semana, sin embargo, dijo que el gobierno aún no ha tomado una decisión definitiva al respecto.

Alemania dice que el asunto del resarcimiento financiero quedó resuelto hace décadas, y muchos expertos en derecho internacional coinciden en que cualquier pedido de ese tipo ha caducado. Más aun, las exigencias están surgiendo curiosamente en momentos en que se están agravando las tensiones entre Polonia y sus naciones vecinas.

Semejante coincidencia ha llevado a muchos comentaristas en Polonia a acusar a Szydlo y a su partido Ley y Justicia de fomentar la animosidad popular hacia Alemania a fin de distraer la atención de otros problemas, específicamente del hecho de que muchos países europeos están criticando a Polonia por la tendencia autoritaria de su gobierno.

“Para Ley y Justicia, es conveniente mostrar en este momento que los alemanes nos deben dinero”, dijo Agnieszka Lada, experta en relaciones entre Polonia y Alemania en el Instituto de Políticas Públicas en Varsovia. "No se trata de dinero, se trata de argumentar que Alemania no tiene el derecho de criticar a Polonia”.

Ryszard Czarnecki, miembro de Ley y Justicia y vicepresidente del Parlamento Europeo, dijo a la AP que el partido es más popular ahora que cuando ganó las elecciones en el 2015 y que por lo tanto no necesita distraer la atención del público.

“El gobierno actual de Polonia siente que esta es la voluntad del pueblo polaco y que esta es una deuda histórica, legal y moral”, expresó Czarnecki.

Los pedidos de resarcimiento comenzaron en julio cuando el dirigente de Ley y Justicia, Jaroslaw Kaczynski, declaró que “Alemania por muchos años se negó a aceptar su responsabilidad por la Segunda Guerra Mundial” y que Polonia estaba preparando “una contraofensiva histórica”.

En cuestión de días, legisladores, la prensa progobierno y otras agrupaciones se sumaron a la campaña. Un grupo empezó a subir afiches con lemas a favor de las reparaciones. Según encuestas la mayoría de los polacos cree que Alemania les debe dar más dinero.

Berlín insiste en que el tema del resarcimiento se resolvió en 1953, cuando el gobierno comunista de Polonia renunció a sus derechos a la compensación, una posición que sucesivos gobiernos polacos han ratificado.