TOPEKA, Kansas, EE.UU. (AP) — El gobernador de Kansas Jeff Colyer se pasó meses preparando el terreno para su reelección, pero podría ver sus esperanzas frustradas por un tuit de Donald Trump apoyando a Kris Kobach, un conservador de estilo provocador que favorece estrictas medidas contra la inmigración ilegal y la obligación de presentar identificaciones en las elecciones.

Se cree que el apoyo de Trump podría despejar el camino para que Kobach gane las primarias republicanas con pocos votos, ya que hay siete candidatos que se repartirán los sufragios. Es una perspectiva que ilusiona a los demócratas, quienes creen que la candidatura de Kobach aumentaría sus esperanzas de llevarse la gobernación de un estado tradicionalmente republicano.

Coyler recaudó más dinero que Kobach, recibió el apoyo de la poderosa Asociación Nacional del Rifle, publicitó su oposición al aborto y cuenta con el respaldo de una leyenda de la política de Kansas, Bob Dole.

Menos de 24 horas antes de la apertura de los centros de votación, sin embargo, Trump anunció su respaldo a Kobach, actual secretario de estado de Kansas. Esto no sorprendió a nadie, ya que Kobach lo apoyó en su campaña presidencial y lo asesoró durante la misma y ya en la Casa Blanca.

El tuit podría inclinar la balanza, como ya ha ocurrido en otras contiendas. El respaldo de Trump a Brian Kemp lo ayudó a llevarse una fácil victoria en las primarias republicanas para gobernador de Georgia hace dos semanas. El presidente también impulsó recientemente las candidaturas de dirigentes republicanos de la Florida, Carolina del Sur y Alabama a pesar de que su popularidad a nivel nacional es muy baja.

Igual que el presidente, Kobach tiene un estilo frontal y a menudo les dice a los votantes: “Nunca retrocedo. Redoblo la apuesta”. Se moviliza en un Jeep que tiene una réplica de un arma en el techo. A quienes lo critican por ello, les dice que son unos pusilánimes.

Los demócratas tienen su primera votación interna reñida desde 1998. Deben elegir entre la experiencia de Laura Kelly, quien lleva 14 años en el Senado estatal; la juventud y su arrastre en zonas rurales del ex secretario de agricultura de Kansas Joshua Svaty y el ex alcalde de Wichita Carl Brewer, que aspira a ser el primer candidato a gobernador de raza negra.

Coyler era vicegobernador y heredó la gobernación cuando el impopular gobernador Sam Brownback aceptó ser embajador del gobierno de Trump.

Kobach recibió el apoyo de Donald Trump Jr. y del roquero Ted Nugent, quienes se presentaron a actividades de recaudación de fondos, pero no ha recaudado tanto como Colyer. Sin embargo, su compañero de fórmula, un acaudalado empresario de Wichita, le prestó a su campaña más de 1,5 millones de dólares en cuatro meses.

La candidatura de Kobach recibió un inesperado impulso cuando la Unión de Libertades Civiles lanzó una campaña de 200.000 dólares para educar al electorado sobre sus posturas en torno a la inmigración, el derecho al voto y otros temas. Aprovechó esa campaña para promover sus ideas y dijo que, de ser elegido, sería “la peor pesadilla” de la ACLU, como se conoce a la agrupación defensora de los derechos civiles, por sus siglas en inglés.

___

John Hanna está en https://twitter.com/apjdhanna