ROQUETAS DE MAR, España (AP) — El ciclista francés Rudy Molard tomó la camiseta de líder de la Vuelta de España en miércoles, cuando el australiano Simon Clarke ganó la quinta etapa.

Clarke cruzó la raya delante de Bauke Mollema, de Holanda; y el italiano Alessandro De Marchi of Italy, con Mollard ocho segundos detrás, pero con amplia ventaja sobre el principal pelotón, que incluía al previo líder, el polaco Michael Kwiatkowski.

“Mi objetivo era realmente ganar la etapa, pero estoy feliz con la camiseta roja”, dijo Molard. “No lo esperaba. Una camiseta de líder en un Grand Tour significa muchísimo. Es algo único, muy especial, que muchos ciclistas disfrutarían por un día. Me gustaría mantenerla hasta el domingo. Hay tres días más fáciles con finales de sprint”.

La sólida actuación de Molard en la etapa montañosa de 190 kilómetros de Granada a Roquetas de Mar le dio al francés una ventaja de 41 segundos sobre Kwiatkowski en la tabla general, con Emanuel Buchmann a 48 segundos de la punta.

“Siempre hay sentimientos encontrados cuando pierdes la camiseta, pero a fin de cuentas hay que mirar al plan general para la carrera y pienso que estuvimos en control toda la jornada, manejando nuestros esfuerzos, y eso es parte de la carrera”, dijo Kwiatkowski. “Tarde o temprano los despegues nos iban a poner bajo presiones. Tengo que pensar en el objetivo central”.

La sexta etapa se corre el jueves entre Huercal-Overa y San Javier, un tramo de 155,7 kilómetros (96,7 millas) en el sureste de España.