ATLANTA (AP) — Las autoridades de inmigración de Estados Unidos han revocado por segunda ocasión este año la protección contra la deportación otorgada a una mexicana, cuyo caso acaparó los titulares nacionales cuando era una estudiante universitaria en el estado de Georgia hace siete años.

Los abogados del gobierno federal dijeron en un documento entregado a la corte el miércoles que las autoridades migratorias habían reevaluado la protección de Jessica Colotl, de 29 años, que le otorga el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA por sus siglas en inglés), y que habían decidido no renovarlo.

El DACA, creado por el gobierno de Obama en 2012, aplaza la deportación de personas que hayan ingresado al país ilegalmente antes de los 16 años, que hayan estado viviendo en Estados Unidos por varios años y que no hayan cometido ningún crimen desde que llegaron. También les permite trabajar legalmente.

El mes pasado, el presidente Donald Trump anunció la eliminación del programa. Sin embargo, dijo que aquellos cuyas autorizaciones expiraban dentro de los siguientes seis meses, podían solicitar una renovación siempre y cuando lo hicieran antes del 5 de octubre.

El gobierno revocó inicialmente en mayo la protección que el DACA le otorgaba a Colotl. Al siguiente día, un abogado gubernamental presentó una nueva solicitud de una orden de deportación, argumentando el término de la protección proporcionada por el DACA.

Los abogados de la inmigrante argumentaron que las acciones del gobierno fueron ilegales, sin previo aviso, sin el debido proceso y sin una explicación razonable. Impugnaron la decisión ante un tribunal federal en Atlanta.

El juez de distrito Mark Cohen escribió en junio que parecía que el gobierno no había seguido sus propios protocolos cuando revocó la protección de Colotl y le negó la renovación.

Cohen instruyó a las autoridades federales a que reconsideraran la solicitud de renovación de Colotl y ordenó restablecer la protección, junto con el permiso para trabajar en Estados Unidos, mientras se llevaba a cabo dicha reconsideración.

Cohen dijo que su orden seguiría vigente hasta que estuviera satisfecho de que el gobierno ha “seguido todos los procedimientos operativos estándar relevantes” para el procesamiento de la solicitud de Colotl y para la terminación de su estatus de protección.

De acuerdo con el documento entregado a la corte, las autoridades de inmigración restablecieron la protección de la mujer y reabrieron la solicitud de renovación. También indicaron que dieron un aviso sobre la intención de denegar su solicitud de renovación el 18 de agosto y que consideraron la respuesta de la joven antes de decidir el lunes rechazar su solicitud.

Por lo tanto, el gobierno ha abordado las preocupaciones planteadas por los abogados de Colotl sobre la finalización del estatus de protección y siguió el procedimiento adecuado, de tal forma que el caso debe de ser desestimado, argumentaron los abogados del gobierno.

Charles Kuck, abogado que representa a Colotl, dijo que el gobierno no ha dado una razón válida para negarle la protección a la mujer, debido a que el programa DACA está diseñado precisamente para personas como ella.

“Estamos muy decepcionados de que el servicio de inmigración continúa jugando con la vida de esta joven mujer”, dijo Kuck en una llamada telefónica el miércoles. “Los veremos otra vez en la corte para abordar este asunto”.

Colotl fue traída a Estados Unidos por sus padres cuando tenía 11 años. Se convirtió en parte del debate sobre la reforma migratoria en 2010 después de que fuera detenida por una infracción de tránsito en el campus de la Universidad Estatal de Kennesaw, ubicada cerca de Atlanta. Fue arrestada y entregada a las autoridades federales de inmigración que la mantuvieron en un centro de detención por 37 días.

Su caso atrajo la atención nacional luego de que sus compañeras de una asociación estudiantil mostraron carteles con su nombre durante una manifestación por la reforma migratoria en Atlanta mientras Colotl estaba detenida.

Colotl ya se graduó de la universidad y se inscribió en el DACA en 2012. Su solicitud fue aprobada en 2013 y renovada posteriormente. Ha trabajado como asistente jurídico en la firma de abogados de Kuck y ha dicho que quiere asistir a la escuela de leyes para ser una abogada de inmigración.