PANAMA (AP) — Panamá designó el martes a un nuevo regulador bancario y le pidió que actúe con firmeza para que el sector sea respetado en momentos en que busca sacudirse la imagen de ser una plaza vulnerable para el blanqueo de capitales.

El presidente Juan Carlos Varela nombró a Ricardo Fernández, un veterano de la banca corporativa en instituciones estadounidenses.

"Le pido que asuma este cargo con la determinación de cumplir y hacer cumplir las leyes de Panamá con firmeza e independencia de criterio", le dijo el mandatario al nuevo regulador, cuyo periodo se extenderá hasta 2019.

Panamá cuenta con un sector bancario integrado por 90 bancos y cuyos activos alcanzan los 108.189 millones de dólares. Es considerado uno de los más importantes en América Latina, pero se ha visto afectado por la inclusión el año pasado en una lista gris internacional por su estructura legal frágil para combatir el lavado de dinero.

Ese encasillamiento está golpeando el negocio financiero y la imagen de los bancos.

"Esto está afectando a los bancos. Tener acceso a líneas y servicios de corresponsalía internacional. Esto encarece y limita los servicios bancarios internacionales a los cuenta habientes", señaló Fernández. "He visto que algunas agencias internacionales, inclusive, que fomentan el crédito de exportación han limitado o cerrado su crédito a Panamá".

Panamá se ha comprometido a impulsar y poner en vigor antes de mediados de año una serie de medidas urgentes, entre ellas adoptar una nueva ley de blanqueo de capitales a fin de salir de esa lista del Grupo de Acción Financiera (GAFI).

El sector también se ha visto empañado por otras razones. Varios bancos, nacionales e internacionales, son investigados por haber recibido dineros y otorgado préstamos a funcionarios de la anterior administración de Ricardo Martinelli (2009-2014) implicados en escándalos de corrupción y peculado. Estos bancos se exponen a sanciones por parte de la superintendencia.

"Voy a dar seguimiento y definir los casos (en) que están imputados los bancos", prometió Fernández. "Considero que las multas y sanciones deben ser públicas", agregó.