PUERTO MALDONADO, Perú (AP) — Más de 2.000 indígenas de la Amazonía peruana llegaban a una ciudad selvática del sureste, fronteriza con Brasil y Bolivia, para reunirse el viernes con el papa Francisco en un coliseo y conversar sobre los problemas que aquejan a los nativos de los bosques.

Los indígenas llegaban hasta la ciudad de Puerto Maldonado desde distintas partes de la selva peruana, la mayoría en barcos y camiones, mientras que un grupo menor en avión.

En Perú existen 52 etnias a lo largo de la Amazonía que ocupa poco más del 60% del territorio de Perú, según datos oficiales.

"Quiero agradecerle a la Iglesia católica que lidera el papa Francisco por salvarnos la vida en los tiempos más remotos de nuestro contacto con la sociedad occidental", dijo a The Associated Press César Yojaje (correcto), el líder de una comunidad indígena llamada Palma Real, a tres horas de Puerto Maldonado.

Yojaje relató que su etnia llamada "Ese Eja" está compuesta por 600 personas que habitan en tres comunidades cerca del río Madre de Dios y Tambopata. El ministerio de Cultura de Perú afirma que la lengua del pueblo de Yojaje también se habla en parte de la cuenca del río Beni en Bolivia.

El líder indígena dijo que busca al papa como intermediario para que el estado peruano devuelva sus territorios. "Que el mundo sepa que el pueblo ‘Ese Eja’ está despojado de su territorio", comentó antes de partir en una canoa a Puerto Maldonado.

Martín Ramírez, miembro de una institución católica que ayuda en el traslado a los indígenas, comentó que los nativos se alojarán en una decena de escuelas públicas que se han adaptado como improvisados hoteles.

El papa califica a la Amazonía, que abarca en total a nueve países sudamericanos y 34 millones de personas, como uno de los "pulmones del planeta".

En los últimos años, los bosques tropicales sudamericanos han sufrido transformaciones debido a la construcción de vías, represas, expansiones ganaderas y operaciones de minería que han destruido al menos el 17% de la zona.

En su encíclica de 2015 "Laudato Si", el papa condenó la explotación de los recursos naturales del mundo por poderosas multinacionales, a expensas de los pobres y de los pueblos indígenas que dependen de esos recursos para sobrevivir.

La región de Madre de Dios en la confluencia de dos ríos sobre la frontera sur de Perú con Bolivia tiene la mayor biodiversidad de la Amazonia peruana, pero allí operan la industria de la madera y de la extracción de oro que usa mercurio, temas que preocupan a Francisco.

___

El periodista de The Associated Press en Perú, Franklin Briceño, colaboró con este reporte desde Lima.