VARSOVIA (AP) — La policía en Polonia hizo el lunes un pedido público de testigos luego de que vándalos no identificados destrozaron ventanas en un centro cultural musulmán en Varsovia, al tiempo que fiscales iniciaron una pesquisa sobre una protesta de ultraderecha en el sur del país el fin de semana.

Una decena de ventanas fueron destrozadas en el centro, que fue inaugurado en 2015 e incluye una mezquita, un centro de reuniones, una tienda y un restaurante. Nadie fue herido.

El portavoz de la policía capitalina Mariusz Mrozek dijo que se estaba examinando video de seguridad para ayudar a identificar a los culpables y pidió a personas que tengan información relativa al incidente que se presenten a las autoridades. Líderes de la comunidad musulmana iban a realizar una conferencia de prensa el lunes.

La comunidad musulmana en Varsovia tiene unos pocos miles de miembros.

Actos de odio y xenofobia están ocurriendo más frecuentemente en Polonia desde la ascensión al poder hace dos años del partido conservador Ley y Justicia. El gobierno promueve el catolicismo y se niega a aceptar a refugiados no cristianos como parte del programa de la UE, argumentando razones de seguridad.

Separadamente, las autoridades iniciaron una investigación de una breve protesta el domingo de extremista de ultraderecha en la sureña ciudad de Katowice. Los manifestantes colgaron simbólicamente en cadalsos fotos de seis parlamentarios europeos de Polonia que respaldaron una resolución de condena al gobierno.

La primera ministra Beata Szydlo condenó "ese acto de agresión e intolerancia" e insistió en que los legisladores no corren peligro en Polonia.

El vicepremier Piotr Glinski dijo que la protesta fue "insensata y no sirvió a la democracia en Polonia".

El presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani, dijo en Twitter que le escribiría a Szydlo "para asegurarnos de que los miembros electos del parlamento europeo pueden expresar sus opiniones independientemente, sin amenazas".

Llamó a la jefa del gobierno a "oponerse a la diseminación del odio con la exhibición de imágenes grotescas de políticos ahorcados".