NUEVA YORK (AP) — Eugenie Bouchard llegó el viernes a un acuerdo con la Asociación Estadounidense de Tenis en torno a la demanda que la popular tenista canadiense había radicado tras sufrir un golpe en la cabeza al resbalarse en el piso mojado del vestuario durante el US Open de 2015.

Al preguntársele cómo se sentía a su salida de la corte, Bouchard respondió, "ahora tan solo aliviada y feliz", y se dijo lista para volver al tenis.

Añadió que se sintió "reivindicada" por el veredicto del jurado en una fase inicial del juicio que determinó que la Asociación Estadounidense de Tenis (USTA) era la principal culpable del accidente.

Una segunda fase, en que se esperaba que Bouchard testificara sobre la manera en que el accidente había afectado su carrera y en que el jurado decidiría la cantidad que la USTA debería pagar por daños fue interrumpida el viernes por negociaciones de varias horas a puerta cerrada entre ambas partes. El resultado fue un acuerdo del que se negaron a revelar los términos.

El abogado de la USTA, Alan Kaminsky, manifestó estar satisfecho con el resultado y agregó que el órgano que regula el tenis estadounidense "por supuesto desea a la señora Bouchard lo mejor en su carrera".

El accidente se registró después que Bouchard había regresado al vestuario tras un partido de dobles mixtos en el Centro Nacional de Tenis Billie Jean King, en Queens, poco después de las 10 de la noche. Minutos más tarde, la tenista cayó en el piso de mosaico de una sala de fisioterapia dentro de los vestuarios.

Bouchard, de 23 años, dijo al jurado en la corte federal de Brooklyn que ella no había dado ni dos pasos en el área de entrenamiento rumbo a tomar un baño de hielo cuando resbaló "y mi nuca se estrelló en el piso". Recordó haber quedado en "shock" al verse "mirando hacia el techo".

Los abogados de la tenista argumentaron que la USTA era responsable por las condiciones inseguras. La defensa respondió que Bouchard debería haber sabido que no podía ingresar al área sin compañía de un entrenador.

Bouchard, que llegó a ser la quinta mejor tenista del mundo y subcampeona de Wimbledon en 2014, se vio obligada a retirarse del US Open, donde seguía en la pelea en sencillos y dobles, y de los próximos torneos en China y Japón, de acuerdo con la demanda.

El accidente envió a Bouchard, ahora en el 116to lugar del ranking mundial, a una "caída en espiral del que ella no ha podido recuperarse", aseveró su abogado Benedict Morelli al jurado.

Kaminsky respondió que si bien Bouchard cayó en los rankings, la canadiense no perdió ninguno de sus lucrativos acuerdos comerciales fuera de la cancha.

"Todos los que la patrocinaban antes del US Open lo siguen haciendo", afirmó Kaminsky, que subrayó que la tenista siguió siendo "muy atractiva para el mercado" debido a su enorme presencia en las redes sociales.