LONDRES (AP) — El valor de la libra cayó el viernes cuando el gobernador del Banco de Inglaterra, Mark Carney, dijo que el riesgo de que Gran Bretaña saliera de la Unión Europea sin un acuerdo es “desagradablemente elevado”.

Las conversaciones de la separación entre Gran Bretaña y la UE se han detenido entre conflictos al interior del gobierno de la primera ministra Theresa May sobre cuán estrecha debe ser la relación económica con el bloque tras el Brexit. Los funcionarios dicen que crecen las probabilidades de que no se llegue a un acuerdo antes de que Gran Bretaña salga en marzo.

May se reunirá con el presidente francés Emmanuel Macron en su casa de descanso oficial en el sur de Francia el viernes para hablar sobre el Brexit, en un momento en que ella intenta superar la oposición en su país y Europa a sus planes de futuros lazos comerciales.

Carney dijo que “la posibilidad de una ‘falta de acuerdo’ es desagradablemente elevada en este momento”. Le dijo a la BBC que un Brexit sin acuerdo, en donde Gran Bretaña perdería su acceso sin aranceles a los mercados de la UE, se traduce en interrupción del comercio y precios más elevados.

“Es altamente indeseable”, dijo. “Las partes deberán hacer todo para evitarlo”.

Justo después de las declaraciones, la libra cayó aproximadamente 0,2%, a poco menos de 1,30 dólares. La moneda ha perdido más del 15% de su valor ante el dólar desde que Gran Bretaña votó en 2016 por salirse de la UE.

El Banco de Inglaterra aumentó su tasa de interés de referencia el jueves de 0,50% a 0,75%, el nivel más elevado en casi una década, ante el bajo desempleo, sueldos en aumento e inflación creciente. Pero ante la incertidumbre del Brexit que pesa sobre la economía, Carney dijo que las futuras tasas de interés probablemente sean “limitadas y graduales”.

Carney dio el viernes que los bancos de Gran Bretaña estaban lo suficientemente fuertes para continuar ofreciendo préstamos tras un Brexit sin acuerdo. Dijo que una prueba de estrés del año pasado midió la resistencia de los prestamistas en caso de una caída de un tercio en el valor inmobiliario, aumentos de las tasas de interés de 4 puntos porcentuales y 9% de desempleo, aunque especificó que su intención no era predecir lo que sucedería después del Brexit.

“Hemos elaborado planes para circunstancias muy difíciles y los bancos están preparados”, dijo Carey.