WASHINGTON (AP) — El presidente Donald Trump dijo el jueves que la masacre de la víspera transformó una escuela secundaria de Florida en una “escena de terrible violencia, odio y maldad”.

En un breve mensaje a la nación luego de la matanza de al menos 17 personas, Trump no mencionó el tema del control de armas.

Dijo que viajará a Florida a reunirse con los familiares de las víctimas, estudiar cómo mejorar la seguridad en las escuelas y “abordar el tema arduo de la salud mental”,

La nación entera, “con el corazón apesadumbrado”, ora por las víctimas y sus familias, dijo el presidente.

Nikolas Cruz, de 19 años, huérfano y con problemas de conducta, poseedor de un fusil de asalto AR-15, fue acusado de 17 homicidios premeditados tras la matanza escolar más mortífera de los últimos cinco años.

Trump dijo en un tuit matutino: "Tantas señales de que el tirador de Florida sufrió una perturbación mental, incluso fue expulsado de la escuela por comportamiento errático. Los vecinos y compañeros de clase sabían que era un gran problema. ¡Siempre se deben informar tales casos a las autoridades una y otra vez!"