ROMA (AP) — Un sacerdote italiano que hace campañas contra la mafia inició el martes una jornada nacional de protesta contra el crimen organizado en la que exhortó a la gente a resistir a los mafiosos y calificó de cobardes las amenazas recientes en su contra.

En la víspera, graffiti pintados en el baluarte mafioso de Locri calificaban a don Luigi Ciotti de policía y exigían "más trabajo, menos polis". Las leyendas fueron consideradas amenazas contra Ciotti y un desafío al estado.

Ciotti encabezó la marcha principal el martes en Locri. Dijo que se sentía orgulloso de que lo llamaran policía y sostuvo que la amenaza anónima era una "señal de falta de valentía". Elogió el profesionalismo de la policía italiana, dedicada a la protección de los ciudadanos.

Locri, en Reggio Calabria, en el sur de Italiia, es un reducto de la 'ndrangheta, una de las bandas más poderosas de Italia.