BEIRUT (AP) — El gobierno sirio y la aviación rusa lanzaron una intensa ofensiva aérea sobre zonas controladas por los rebeldes en la provincia de Daraa, en el suroeste de Siria, según un grupo que monitorea el conflicto y una organización de paramédicos de la oposición.

La última oleada de ataques se produce tras cuatro días de calma mientras los rebeldes negociaban con Moscú cómo poner fin a la violencia. Los ataques aéreos se reanudaron el miércoles en la tarde tras el colapso de las conversaciones.

El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, con sede en Gran Bretaña, reportó unos 600 ataques aéreos sobre la región de Daraa, además de en zonas rebeldes de su disputada capital, también llamada Daraa.

El grupo opositor Defensa Civil dijo que sus efectivos evacuaron a heridos de Daraa y aldeas próximas el jueves.

La ofensiva gubernamental sobre Dará comenzó el 19 de junio y ha dejado alrededor de 330.000 desplazados.