LONDRES (AP) — Los hospitales de Gran Bretaña están abrumados por problemas médicos derivados del clima frío y por lo tanto tendrán que postergar otros tratamientos por varias semanas, anunciaron el miércoles las autoridades.

El Servicio Nacional de Salud ha girado instrucciones a los hospitales de demorar algunos tratamientos a fin de dejar camas y personal libre para lidiar con emergencias.

Las restricciones quedarán vigentes hasta por lo menos fines de enero, y abarcarán unas 55.000 operaciones, se informó.

El secretario de Salud británico Jeremy Hunt ofreció disculpas el miércoles por las demoras.

"De ninguna manera es esto lo que deseo", dijo el ministro a Sky News. Enfatizó que no cabe duda que los hospitales británicos están enfrentando graves presiones.

El director del Servicio Nacional de Salud, Bruce Keogh, dijo que los problemas en los hospitales podrían empeorar ante “indicios incipientes” de un contagio generalizado de la influenza.

Muchos hospitales están operando a plena capacidad, con largas demoras en sus salas de emergencia.