CONCORD, Nuevo Hampshire, EE.UU. (AP) — Once antiguos miembros del personal de una escuela de Nuevo Hampshire han sido acusados de abuso sexual de menores a lo largo de varias décadas, según se informó el viernes.

Diversos responsables de la Phillips Exeter Academy sabían de lo sucedido pero no hicieron nada y ni siquiera lo documentaron en los archivos laborales, lo que permitió que los maestros señalados fueran contratados en otros lugares, dice el reporte de la institución.

Los individuos señalados desde entonces han sido despedidos, se han ido por su cuenta o han fallecido. Varios habían sido mencionados por la escuela en el pasado.

En una carta, la junta directiva de Exeter pidió disculpas ante la comunidad educativa, incluyendo a las víctimas que han narrado sus experiencias y a quienes permanecen en silencio.

“En nombre de la Academia, aceptamos plena responsabilidad por el daño que se ha causado a las víctimas y por las fallas de aquellas personas que eran responsables de evitar y de enfrentar esos problemas”, dijeron el director interino William K. Rawson y el director de la junta financiera John A. "Tony" Downer. "Reconocemos que ha habido una enorme violación de confianza y se han infligido heridas sufridas”.

El reporte condena duramente a Exeter por su mal manejo de las denuncias, afirmando que en muchos casos ni siquiera se investigaban, y a las víctimas no se les daba apoyo. Acusa a los administradores de restarle importancia a las quejas y de no incluirlas en los archivos personales, lo que por lo menos en un caso, permitió que un docente consiguiera empleo en otro lugar donde también fue acusado de abusos, en los años ochenta.