OXNARD, California, EE.UU. (AP) — Dak Prescott subió la escalinata y llegó a una carpa reservada para celebridades, desde donde alguna vez Tony Romo concedió entrevistas en los campos de entrenamiento. Frente a Prescott, había tantas cámaras como las que solían apuntar hacia su antecesor.

Ahora Prescott es el líder y la estrella. Y la evidencia está en la atención que acapara el quarterback de cara a su segundo año en la NFL.

“El año pasado llegué y simplemente trataba de entender cómo funcionaba todo”, dijo Prescott en la primera mañana de los entrenamientos en California. “Ahora, observan todo lo que hago, no sólo los periodistas, sino mis compañeros y los entrenadores. Me parece divertido. Es algo que me agrada”.

Un año atrás, Prescott llegó prácticamente en el anonimato, como una selección en la cuarta ronda del draft y como el tercer mariscal de campo, detrás de Romo y de Kellen Moore. En los campamentos, Moore se fracturó un tobillo. En el tercer encuentro de la pretemporada, Romo sufrió una nueva lesión de espalda.

Prescott respondió con una de las mejores campañas de novato en la historia de la NFL, y guio a los Cowboys al primer puesto de la Conferencia Nacional, con una foja de 13-3, antes de caer en la ronda divisional de los playoffs ante Green Bay.

Romo fue relegado al papel de suplente cuando se recuperó. Ahora, se prepara para debutar en la TV como el analista principal de CBS, luego que Dallas lo dio de baja.

Los Cowboys tuvieron un récord de 1-11 sin Romo y terminaron últimos, con 4-12, un año antes de que Prescott llegara.

“Estoy más cómodo de lo que pensé que me sentiría a estas alturas del año pasado, más allá de no tener a Romo”, dijo el dueño y gerente general de los Cowboys, Jerry Rice, quien ofreció al anterior quarterback el primer contrato de 100 millones de dólares en la historia de la franquicia, hace cuatro años. “Así que todo tiene que ver con el año que tuvo Dak y, lo más importante, con la actitud que muestra ahora”.

Prescott ganó el premio al Novato Ofensivo del Año en la NFL, superando a su compañero, el corredor Ezekiel Elliott. Condujo a los Cowboys a 11 victorias consecutivas, un récord de la franquicia.

Sobresaliente en Mississippi State, Prescott fue el primer quarterback reclutado por Dallas en el draft en siete años. Igualó el récord de novato de Ben Roethlisberger, de 13 triunfos. Impuso marcas de novato en “rating” (104,9) y menos intercepciones (cuatro, por 23 touchdowns).

Ahora, la pregunta es si Prescott podrá mantener su nivel en el segundo año.

“Tiene un apetito insaciable para ambicionar lo mejor y para mejorar”, aseguró Stephen Jones. “Puedo asegurarles que hay 16 equipos en el calendario de este año que han observado cada jugada que Dak dirigió, y van a hacer todo para desafiarlo. Él lo sabe”.

Y sabe también que el líder es él, no Romo.

“Lo único que importa es lo que yo haga y lo que este equipo consiga”, indicó el quarterback.