BUDAPEST, Hungría (AP) — El primer ministro Victor Orban dijo que su “decisiva” reelección y la súper-mayoría legislativa que aparentemente obtuvo su partido populista el domingo son “una oportunidad para defender a Hungría”.

Los detractores temen que Orban aproveche su tercer periodo consecutivo y el control de dos tercios que el partido Fidesz tenga en la legislatura nacional de Hungría para intensificar sus ataques contra la inmigración y fortalecer su autoridad sobre la estructura centralizada del poder en el país.

Entre los posibles objetivos de Orban figuran los restantes medios de comunicación independientes, los tribunales que han emitido fallos que han disgustado al gobierno y una universidad financiada por el multimillonario húngaroestadounidense George Soros.

“Nos creamos la oportunidad de defender nosotros mismos a Hungría”, declaró Orban ante una entusiasta multitud después de su triunfo avasallador e inobjetable. “Una gran batalla quedó atrás. Hemos logrado una victoria decisiva”.

Con el 98,5% de los votos computados, Fidesz y su pequeño aliado, el partido demócrata cristiano, obtenían en conjunto 133 de las 199 bancas del parlamento, el mínimo necesario para tener una mayoría de dos tercios.

El partido nacionalista de derecha Jobbik era segundo con 26 bancas y una coalición de izquierda encabezada por los socialistas tercero con 20.

“De acuedo con los resultados, Fidesz tuvo un desempeño mucho mejor al previsto”, declaró Tamas Boros, codirector del grupo de estudios Policy Solutions. “La oposición no obtuvo victorias pequeñas”.

En total, Orban logró su cuarto periodo como primer ministro sobre una plataforma que demoniza abiertamente la llegada de migrantes a Europa. Fue primer ministro por primera vez de 1998 a 2002 y después regresó al poder y ocupó el cargo en dos ocasiones consecutivas desde 2010 no obstante los escándalos que empañaron a su gobierno socialista.

Fidesz logró la mayoría de dos tercios en 2010 y 2014, pero la perdió en las elecciones parciales de 2015.

Orban hizo una intensa campaña basada en sus inflexibles políticas antiinmigrantes. Reiteró su teoría sobre una conjura entre la oposición y Naciones Unidas, la Unión Europea y el filántropo millonario Soros para convertir a Hungría en un “país de inmigrantes”, lo que amenaza su seguridad y su identidad cristiana.

___

Andras Nagy contribuyó a este despacho.