NACIONES UNIDAS (AP) — El número de casos de peste registrados en Madagascar se ha incrementado a casi el doble en los últimos cinco días, y los expertos pronostican que la situación empeorará y habrá hasta 1.000 casos cada mes si no se proporcionan rápidamente los fondos necesarios, informaron las Naciones Unidas el jueves.

El portavoz de la ONU Stephane Dujarric señaló a los medios de comunicación que solo han recibido el 26% de los 9,5 millones de dólares que se necesitan para combatir el brote de la mortal enfermedad.

Dujarric indicó que los funcionarios para cuestiones humanitarias de la ONU que se encuentran en Madagascar reportaron 1.032 casos hasta el miércoles, de los cuales un 67% eran de peste neumónica. Dijo que “esto es más grave que la peste bubónica y es más difícil de controlar”.

Hasta ahora, 89 personas han muerto por la peste, incluidas 13 que fallecieron el martes, indicó.

Dujarric dijo que los funcionarios de la ONU han reforzado los sistemas para identificar los contactos de las víctimas, monitorear el número de pacientes que se encuentran en hospitales, transportar muestras médicas, y abordar los “riesgos de transmisión de las prácticas funerarias tradicionales”.

Madagascar registra alrededor de 400 casos de peste al año, más de la mitad del total internacional, de acuerdo con el reporte de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de 2016. Regularmente, se trata de casos de peste bubónica en regiones rurales. La peste bubónica es portada por ratas y se transmite a los humanos por picaduras de pulgas. Es una enfermedad fatal en aproximadamente la mitad de los casos si no se recibe tratamiento médico.

Sin embargo, por primera vez este brote se centró en las dos ciudades más grandes del país, Antananarivo y Toamasina.

Además, la mayoría de los casos en el actual brote son de peste neumónica, la cual es más agresiva y se transmite al toser, estornudar o escupir, y la mayoría de las veces termina con la muerte si no se atiende de manera oportuna. En algunos casos, puede matar en 24 horas. Puede tratarse con antibióticos comunes si es detectada a tiempo, similar a cuando se trata la peste bubónica.

Funcionarios de salud internacionales han respondido al brote rápidamente.

La OMS _que fue criticada por su tardía labor en la epidemia de ébola en el oeste de África_ ha suministrado 1,5 millones de dólares y enviado a especialistas en peste y epidemiólogos. La Cruz Roja mandó su primer centro de tratamiento de peste en la historia.

Pero para Dujarric, los “expertos médicos pronostican que la situación continuará deteriorándose, con una previsión de 1.000 casos de peste al mes, esto en caso de que la respuesta no sea financiada a tiempo”.