CIUDAD DE MÉXICO (AP) — Rafael Márquez, una de las leyendas del fútbol mexicano y eterno capitán del “Tri”, es una de las 22 personas sancionadas por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos por supuestos vínculos con un narcotraficante, anunciaron el miércoles las autoridades.

El Tesoro indicó que congeló los bienes en Estados Unidos de Márquez, al que señaló como uno de los presuntos testaferros del narcotraficante Rafael Flores Hernández.

"Niego categóricamente cualquier tipo de relación con dicha organización y con los hechos referidos en diversos medios de comunicación, comprendo la situación jurídica en la que me encuentro y de inmediato me enfocaré al esclarecimiento de los hecho con el apoyo de mi equipo de abogados", dijo Márquez en una rueda de prensa en la que leyó un comunicado de un par de minutos de duración y no aceptó preguntas.

"Aclaro que no, y nunca he participado en ninguna de estas organizaciones que se han ventilado en medios de comunicación", agregó Márquez. "Quiero ser puntual y reiterar mi compromiso de apoyar a los gobiernos correspondientes en la medida que sea posible y mantener informados a los medios de comunicación".

El departamento del Tesoro dijo en un comunicado que entre las otras personas sancionadas está el cantante de banda Julio César Álvarez Montelongo, conocido como Julión.

“Ambos hombres tienen largas relaciones con Flores Hernández, y han servido como testaferros para él y su organización dedicada al narcotráfico y han tenido activos a su nombre”, señaló el Tesoro.

Agregó que las sanciones surgen después de una pesquisa que duró varios años sobre la organización supuestamente encabezada por Flores Hernández.

Además de los individuos, fueron sancionados 43 negocios con vínculos con Flores Hernández, entre ellos el club de fútbol Morumbi, con sede en Guadalajara, y un casino de esa misma ciudad del occidente mexicano.

Se trata de la mayor designación de su tipo a una organización del narcotráfico por parte de la Oficina de Control de Bienes Extranjeros, según el comunicado.

Márquez, de 38 años, tiene una larga trayectoria en clubes como el Barcelona de España, Mónaco de Francia y Red Bulls de Nueva York. Actualmente juega con Atlas de Guadalajara, de la primera división mexicana, el mismo equipo donde comenzó su carrera profesional en 1996.

El zaguero y mediocampista jugó en cuatro mundiales con el “Tri”, el más reciente en 2014 en Brasil, además de disputar otros torneos importantes como la Copa Confederaciones, Copa América y Copa de Oro.

Márquez, que estuvo marginado de las canchas durante casi tres meses este año por una cirugía de espalda, no se entrenó el miércoles con el resto del plantel de Atlas para su partido del viernes por el torneo Apertura.

"Quiero pedir respeto a mi familia, respeto a mi situación que no es normal, es difícil y les pido el mayor respeto posible", agregó Márquez. "Sé que mucha gente está conmigo y no los voy a defraudar. Así como he encarado mi carrera como profesional, hoy en día es mi partido más difícil e intentaré esclarecer esto en cuanto se pueda para ser el 'Rafa' Márquez que ustedes conocen".

Flores Hernández supuestamente operaba independientemente desde Guadalajara, aunque tenía alianzas con los carteles de Sinaloa y Jalisco Nueva Generación, según el Tesoro. De acuerdo con documentos de una corte federal, Flores Hernández fue arrestado el 20 de julio y está pendiente su extradición.

La fiscalía mexicana también confiscó bienes relacionados con sus negocios, entre ellos el Grand Casino cerca de Guadalajara.

La fiscalía mexicana dijo que trabaja estrechamente con las autoridades estadounidenses en la investigación y añadió que Márquez se presentó voluntariamente a la Procuraduría General de la República para declarar.

Mike Vigil, ex jefe de operaciones internacionales de la Administración de Control de Drogas de Estados Unidos (DEA por sus iniciales en inglés) y autor del libro “Deal” dijo que Flores Hernández, de 64 años de edad, ha estado involucrado en el narcotráfico desde la década de 1980.

“Es extremadamente astuto en la manera de planear y en la manera de moverse entre carteles”, dijo Vigil.

Pero, el exagente añadió que Flores Hernández ha permanecido como un narcotraficante de nivel medio que nunca formó lo que podría describirse como cartel y recientemente se asoció con Nemesio Oseguera, del Cartel Jalisco Nueva Generación.

Vigil dijo que Flores Hernández tiene un verdadero talento para lavar sus ganancias del narcotraficante y fundar empresas fantasma. Indicó que sería difícil imaginar que Márquez no supiera que lidiaba con Flores Hernández, quien ha estado durante mucho tiempo en el mundo del narcotráfico.

“Raúl Flores Hernández se ha desempeñado durante décadas debido a sus antiguas relaciones con los carteles de la droga, y su uso de testaferros para ocultar sus inversiones producto del dinero ilícito del narcotráfico”, señaló el director de la Oficina para el Control de Activos Extranjeros del Departamento del Tesoro, John E. Smith.

En marzo se presentaron cargos por narcotráfico contra Flores Hernández en Washington y California.

El gobierno de Estados Unidos se refirió a Márquez y a Álvarez, como personas que tienen una relación de varios años con Flores Hernández, y quienes “actuaron como testaferros para él y su (organización del narcotráfico) y poseen bienes a su nombre”.

El representante de Álvarez no respondió de inmediato a una solicitud de comentario. Un portavoz de Universal Music, matriz de Fonovisa, declinó comentar al respecto.

Con su Norteño Banda, Álvarez, de 34 años, ha sido nominado para el Latin Grammy en varias ocasiones, y ha encabezado las listas de popularidad con discos como “Ni lo intentes”, “El aferrado” y “Soy lo que quiero... Indispensable”.

“Rafa Márquez, yo creo que es de los futbolistas que más tiempo tiene en el fútbol. ¿Ustedes creen que tiene necesidad de algo?”, dijo Álvarez en un video publicado en Facebook live. “Sí es mi amigo, sí es mi compa y estamos puestos para hacer equipo”.

La presidencia de México confirmó el miércoles que una fotografía del presidente Enrique Peña Nieto junto a Álvarez fue removida de la cuenta de Instagram del mandatario, y no ofrecieron mayor comentario.

El Departamento del Tesoro no dijo que Márquez o Álvarez enfrenten cargos en Estados Unidos.

Márquez se destaca como un férreo defensa cuyas barridas, en ocasiones, han provocado su expulsión en duelos importantes. En México es reconocido como uno de los más grandes futbolistas del país, aunque muchos aficionados en Estados Unidos lo recuerdan por sus duelos y el cabezazo que le propinó a Cobi Jones que le valió una tarjeta roja en el Mundial de 2002.

Márquez debutó en la primera división mexicana con el Atlas en 1996 y de ahí pasó al AS Mónaco de la Ligue 1 de Francia tres años después. En 2003, Márquez se unió al Barcelona, donde pasó 10 años y ayudó al cuadro catalán a ganar títulos de locales y de la Liga de Campeones.

Posteriormente, Márquez ha jugado con el New York Red Bulls de la Major League Soccer, el León de México y el Hellas Verona de la Serie A de Italia, antes de volver al Atlas.

En declaraciones a la prensa, un alto funcionario del Departamento del Tesoro dijo que la relación entre Márquez y Flores Hernández se remonta a por lo menos 20 años y que el jugador fungió como “un importante testaferro en el lavado de dinero. Bajo los términos del informe, el funcionario solicitó el anonimato. Entre las propiedades de Márquez que el Tesoro vinculó con el caso, están una academia de fútbol y clínicas de rehabilitación deportiva.

Vigil dijo que las figuras de los carteles se ven atraídas por músicos y estrellas del deporte.

“Les encanta el fútbol, así que les gusta relacionarse con figuras del deporte”, comentó Vigil. “¿Qué otra cosa les gusta? Les atraen esos cantantes de norteño, porque crean baladas y corridos sobre sus hazañas, lo que los convierte en parte de la cultura popular”.

Las sanciones congelan todos los activos en Estados Unidos de las personas y negocios mencionados, además de prohibir que ciudadanos estadounidenses entablen relaciones comerciales con ellos.

___

Carlos Rodríguez y Peter Orsi en Ciudad de México, y Sigal Ratner-Arias en Nueva York, contribuyeron con este despacho.