MADRID (AP) — Se han levantado los controles financieros en la región nororiental de Cataluña como una señal de buena voluntad antes de que los nuevos gobiernos de Madrid y Barcelona se sienten para las conversaciones, informó el gobierno español.

Las finanzas catalanas han sido supervisadas desde 2015 para asegurar que el dinero público no se utilizara para financiar las ilegales actividades proindependentistas, dijeron las autoridades centrales. Bajo controles adicionales impuestos el año pasado, el sello de aprobación de Madrid era necesario para cada pago.

La decisión es “como gesto de normalización política” cuando el nuevo presidente socialista, Pedro Sánchez, busca establecer el diálogo con un nuevo gobierno regional catalán, dijo María Isabel Celáa, vocera del gobierno.

Celáa, quien supervisa la educación en el gabinete de 17 miembros dominado por mujeres, ha advertido que las conversaciones no mencionarán la autodeterminación y que Sánchez tendrá “constitución en una mano y el diálogo en la otra mano” para abordar el impulso secesionista.