SAN JUAN, Puerto Rico (AP) — Un pequeño municipio en las montañas centrales de Puerto Rico cuya economía dependía en gran medida de la manufactura dijo el jueves que despedirá a 200 empleados, una medida inédita en el territorio estadounidense desde hace más de una década.

La vocera Eunice Castro dijo a The Associated Press que es la primera vez que el municipio de Cidra reduce su planta laboral. Dijo que se agota el dinero tras el cierre de una fábrica Pepsi en febrero.

La fábrica de gaseosas generaba 7,5 millones de dólares anuales, el 40% del presupuesto de Cidra.

Las autoridades temen que sea apenas el primero de una serie de despidos masivos en medio de las dificultades que sufre Puerto Rico para recuperarse del huracán María y una recesión que lleva 11 años.